No es para tanto

Por: Cirrus

… “Me imagino el susto de tu hija, cuando te encontró ¡Y en su estado! Razona: tienes familia, profesión, salud, casa propia…Aún eres joven, ¡deja de comer tanta mierda y búscate otro!”

“De acá, te cuento que la vieja falleció la semana pasada. El hijo aún no lo sabe; desconozco sus señas. Vive tan amarrado a esa piruja, que ni de su madre se acuerda. Se apareció hace como seis meses, dejó un poco de dinero y se largó enseguida. Los vecinos me ayudaron con el entierro…”

“A los muchachos, sí que les avisé. Su último mensaje entró hace más de dos meses. Si, por fin se mudaron. Todavía deben estar adaptándose; por eso no han escrito. ¡Pero tienen que estar bien! Las malas noticias viajan solas.”

“Bueno, estas son mis novedades. Ninguna como para quitarme el sueño…”

Apagó la computadora; pensativa, se miró las muñecas:

“ Tragar pastillas…no duele.”

admin