El elefante sobreprotector

Por: Arturo Seville

Érase una vez que había un elefante llamado Eitan, él tenía un hijo que se llamaba Arturo y una esposa llamada Ilana. Eitan tenía 39 años, Arturo tenía 8 e Ilana tenía 33.
Era verano en la sabana y Arturo asistía feliz a la escuela, pero había un problema, su papá, Eitan lo sobreprotegía.

Todos los días que Arturo iba a la escuela, aunque fuera verano, le ponía: 2 chamarras, 3 playeras, 1 sudadera, y eso no era todo, también en su mochila le mandaba: 1 hielo, 2 vendas, un gorro por si le daba más frío y 3 botes de árnica.

Arturo se cansó de que su papá lo sobreprotegiera todos los días del año sin descanso, pensaba cómo decirle que por favor ya no lo hiciera, pero no sabía como hacerlo sin lastimarlo.

Un día Arturo fue a la escuela junto con Joseph la jirafa, quien era su mejor amigo, de camino a la escuela Arturo le dijo a Joseph:

-Mi papá me sobreprotege, está bien que quiera cuidar de mí, pero de verdad es demasiado y pienso decirle que no lo haga más. ¿Sabes cómo se lo puedo decir?, no quiero hacerlo sentir mal.
Joseph le respondió:
– No sé como se lo puedes decir, no tengo idea, pero aun así te puedo ayudar en lo que se te ocurra.
Arturo le dio gracias, hizo una pausa pensando y le preguntó de nuevo a su amigo:
-Pero…¿en qué me puedes ayudar?
Joseph le respondió:
– Te puedo ayudar en decirte cómo expresarte, creo yo.
Siguieron caminando en silencio, una vez que llegaron a la escuela Arturo y Joseph se sentaron en su lugar y empezaron clases. Cuando acabaron clases Joseph le preguntó a Arturo:
– ¿Quieres venir a mi casa?
Arturo le respondió que sí.
Arturo y Joseph llegaron a casa de Joseph, comieron lo que preparó la señora jirafa y se fueron a jugar al cuarto de Joseph, jugaron a los supervillanos Arturo era el Doc Oc y Joseph era Dragon Fire.
Los super poderes de Doc Oc era que en el agua se hacía pulpo y los superpoderes de Dragon Fire eran que cuando se enojaba se hacía un dragón lanza fuego, por un momento Arturo se olvidó del asunto de hablar con su papá.

Cuando acabaron de jugar Arturo se fue a su casa, ya era tarde, al llegar se sentó en la mesa para cenar con la familia, luego se bañó, se lavó los dientes y al final se fue a dormir, decidió dejar de pensar un poco en su problema para descansar mejor.

Al día siguiente fue a la escuela, en el recreo Arturo pensó de nuevo en cómo decirle a su papá que por favor no lo sobreproteja más.
De repente Arturo pensó y por fin encontró la solución, tuvo una gran idea y lo dijo en voz baja: se lo voy a decir de corazón.

Acabando clases Arturo caminó hacia la puerta de la escuela muy satisfecho y contento de tener la mejor idea para hablar con su papá.
Ese día Eitan iba por Arturo a la escuela pues irían de paseo, pensó que era el mejor momento y le dijo…
– Papá, me gusta que me protejas y me cuides, pero por favor no me sobreprotejas, creo que exageras mucho en tus cuidados para mi, por favor no te lo tomes personal, pero me siento muy …muy, no sabía como decirlo y su papá lo interrumpió:
-Está bien, dijo pensativo, no había notado que yo era demasiado protector, pero es que no quiero que te suceda nada.
-Perdón por decírtelo- dijo Arturo- pero no me sentía cómodo por todo lo que me pones, sé que me quieres mucho como yo a ti, pero era importante que te dijera cómo me siento.
Su papá admitió que lo sobreprotegía y le dijo:
-Hijo mío, prometo no sobreprotegerte más, entonces Arturo le pidió que si le podía dar un abrazo. Su papá le dijo, nunca te voy a negar un abrazo y fue el abrazo más amoroso entre padre e hijo que jamás se haya visto.

Al día siguiente Arturo corrió y buscó temprano a su amigo y le dijo:
-Joseph!! ya le dije a mi papá que no me sobreproteja, le hablé con el corazón!!
Joseph le preguntó…- ¿ Y qué te dijo?
Arturo le respondió, -dijo que está bien, comprendió mi sentimiento y nos dimos un fuerte abrazo.
Entonces Joseph abrazó a su amigo, lo felicitó por hablar con el corazón y al final de las clases Arturo se fue a casa de Joseph a jugar a los supervillanos, luego Arturo se fue a su casa y al llegar cenó, lse baño, lse lavó los dientes y al final se fue a dormir.

admin