Fuera del hábitat

Por: Cohete

Había una vez un pingüino que se había perdido en Nueva York en pleno invierno. Un humano, al pasar junto a él, notó su cara de preocupación, por lo que se agachó y le preguntó:
-¿por qué estás triste?
El pingüino le respondió:

-Estoy perdido y quiero regresar a mi casa en el Polo Norte.
El humano se ofreció a ayudarlo si hacía algo a cambio por él. El pingüino saltó de emoción. Aquel hombre le pidió nieve del Polo Norte. El pingüino le dijo:
-Te prometo que cada año te traeré tu encargo.
El hombre, que se dedicaba a construir motos, le armó una moto de agua para que pudiera regresar a su hábitat. De esta manera, cada año, el pingüino viaja a Nueva York montado en su moto de agua a visitar a su nuevo amigo y entregarle la nieve prometida.

admin