Luis el carpintero

Por: Elber

Había una vez un carpintero llamado Luis, él era un hombre muy trabajador y bueno que le gustaba ayudar a las personas, por lo que tenía muchos amigos; era un hombre respetuoso y muy feliz. Luis era alto, fuerte y con unas manos gruesa y ásperas de tanto trabajar.

Un día cuando regresaba de trabajar, se encontró con una casa horrible, vieja y destartalada que había estado abandonada por años, por lo que tenía muchos desperfectos por todas partes. Sin embargo, al verla recordó que desde niño siempre soñó con tener una casa así, por lo que decidió comprarla y convertirla en la casa de sus sueños.

Con mucho trabajo y esfuerzo comenzó a reparar y construir mejoras para la casa; él se dedicaba a repararla todas las noches después de su trabajo con mucho esfuerzo y dedicación.

Una noche que estaba muy concentrado trabajando se dio cuenta que se le había terminado la madera. Sin pensarlo corrió a la tienda más cercana a comprar más, pero no encontró, busco en otra tienda pero tampoco tenían madera, y así hasta que se enteró que un ladrón malvado había robado toda la madera de las tiendas.
Cuando el pueblo se enteró de la situación, se volvió loco al ver que no podía hacer nada de reparaciones en sus casas.
Luis, que siempre se preocupaba por su gente, se puso a investigar para poder solucionar la situación. Una noche muy desesperado clavo sin querer su hacha en un árbol, y fue que se dio cuenta que la madera sale de los árboles. Con su descubrimiento ayudó a toda la gente de su pueblo a solucionar los problemas de madera que tenían y le permitió terminar de construir la casa de sus sueños.

Su casa se convirtió en la más bonita del pueblo y Luis Y su familia vivieron ahí felices por siempre.

admin