Un día sin mi peluche

Por: Niga

Hace cinco días una niña hermosa llamada Loren estaba jugando con su peluche llamado Rainbow en el parque de su casa. Primero fue al área verde, después en los columpios y así en otros juegos, pero sin darse cuenta dejó su peluche y siguió jugando. Cuando ya era muy tarde se dio cuenta que no lo tenía. Se preocupó y empezó a buscar por todos lados. En la resbaladilla, en el columpio, en el área verde, hasta comenzó a preguntar a todas las personas que veía por el parque.

Mientras buscaba chocó sin querer con una niña, que al verla muy preocupada le preguntó qué le pasaba y si estaba bien. Loren le contó que había perdido su peluche favorito, la niña le pidió que le describiera el peluche para ayudarla a buscar, a lo que Loren le dijo que Rainbow tenía pies de arcoíris, manos y nariz roja y orejas de estrellas amarillas.

Después de que Loren le explicó cómo era su peluche, las dos se pusieron a buscar juntas por todo el parque. Mientras buscaban, también jugaban y se divertían mucho, además empezaron a conocerse más. Cuando finalmente encontraron a Rainbow, se dieron cuenta que se llevaban muy bien, por lo que Loren invitó a su nueva amiga a su mansión para que conociera a sus hermanas y a toda su familia.

En su mansión la invitó a tomar un helado y la llevó a un bosque enfrente de su casa, que era a donde llevaban a pasear a los perros. Ahí jugaron el resto del día, se divirtieron y vivieron muchas cosas juntas.

Cuando regresaron a la casa se dieron cuenta que se habían convertido en mejores amigas, al final Loren invitó a dormir a su amiga, se pusieron las pijamas, leyeron cuentos y terminaron uno de los mejores días de su vida.

Con el cuento podemos aprender que siempre que las amigas se ayudan, hay diversión y lo más importante es que se apoyen en lo que necesiten.

admin