La mejor guionista

Por: Flora

Una mujer bella y joven llamada Kitty vivía en la sabana. Tenía siempre puesto un hermoso vestido corto de flores; su sueño era casarse y tener hijos. Un día, un apuesto príncipe llegó a la sabana donde ella estaba; él se llamaba Tarzán.

–¡Qué hermosa eres! –le dijo asombrado el apuesto príncipe.

¬–Gracias –le dijo ella toda apenada.

Tarzán decidió quedarse a vivir un tiempo en ese lugar y después de un año se casó con Kitty. Tuvieron tres hijos llamados Mili, Ton y Tim. Ton y Tim eran felices jugando con los leones y Mili, leyendo todos los libros que podía.

Un día, Mili conoció a un joven apuesto llamado Marc, muy pronto se casaron y tuvieron hijos. Aunque el sueño de Mili no era casarse como su mamá, lo hizo porque estaba muy enamorada. Su sueño real era ser autora de libros.

Aunque estaban muy enamorados, Mili y Mark tuvieron que separarse para que ella pudiera cumplir sus sueños. Ella se fue a la ciudad y él se quedó a cuidar a sus hijos. La única que la acompañó fue Kitty, su mamá.

Las cosas iban bien en la ciudad, Mili empezó a escribir historias para una empresa que sacaba cuentos para niños, hasta que un día, Kitty enfermó y Mili no pudo trabajar más para poder cuidarla. Toda su familia estaba muy lejos y no podía ayudarla.

Al dejar de trabajar, Mili sólo cuidaba a su mamá y hacia las cosas del hogar. El tiempo pasó y su mamá no mejoraba, pero lo peor, es que empezaron a tener problemas de dinero. Una noche mientras cuidaba a su mamá, Mili se sintió muy cansada y comenzó a llorar porque estaba muy desesperada, sentía que ya no podía más. En ese momento tocaron a la puerta, era el mensajero de la empresa donde trabajaba antes de que su mamá se enfermara, que le llevaba un sobre.

–Gracias – dijo Mili sorprendida cuando recibió el sobre.

Era una carta donde le explicaban que habían leído las historias para niños que había hecho, y por eso la invitaban a ser la guionista de una película en Francia sobre uno de los autores más importantes de todo el mundo. Mili no sabía qué hacer, por un lado, era la oportunidad de su vida y por otro, tenía que cuidar a su mamá. Después de mucho pensar, recordó que tenía una amiga que había conocido en la empresa donde trabajó y tal vez ella pudiera ayudarle.

Afortunadamente su amiga estaba de vacaciones y pudo quedarse con su mamá. Mili pudo hacer la película y con eso ganó mucho dinero que le sirvió para hacer que su esposo e hijos se fueran a vivir con ella. Su mamá regresó a la sabana con Tarzán y desde ese momento, Mili recibió muchas invitaciones para hacer películas, y se convirtió en la mejor guionista de todos los tiempos al lado de su familia.

admin