El plumón que no quería pintar

Por: Mr. Escritari

Hace muchos años un plumón que vivía en un estuche gris se sentía harto de pintar. Decidió decirle a su dueño: “ya no quiero que me uses”. Su dueño le ofreció un trato, lo dejaría de utilizar todos los días sólo si aprendía a cambiar de color, ya que así no necesitaría usar distintos plumones. Entonces, el color, pensó que quizá sería buena idea volverse multicolor.

El cambio no le resultó fácil, sucedió poco a poco. El plumón, primero logró ser bicolor, después, tricolor, meses después, contaba con múltiples colores. Su dueño estaba muy contento con su transformación. Por su parte, el plumón, estaba tan feliz que ya no le molestaba trabajar diariamente. Por las noches, cuando entraba a su estuche, que él mismo había vuelto colorido, soñaba con las creaciones que junto con su dueño haría al día siguiente.

admin