Las gatitas traviesas

Por: Yuni Corn

Había una vez tres gatitas traviesas que vivían en el bosque. Una se llamaba Barbie, otra Camila y otra Mishu. Ellas eran muy juguetonas y les gustaba hacer bromas a sus amigas animales.
Un día a Osa, mientras estaba dormida, le comieron sus peces que se iba a desayunar y los cambiaron por piñas secas del bosque.

La osa, cuando se despertó, fue corriendo a desayunar y sin darse cuenta mordió las piñas secas. Al comerlas, las escupió y se puso muy enfadada y triste porque no pudo desayunar. Ella se imaginó que habían sido sus amigas gatas, así que fue a buscarlas y ellas rieron y le dijeron que sí lo hicieron.
Entonces, la osa enojada fue a buscar a sus otras amigas animales para que la ayudaran a devolverles la broma. Se reunieron con la osa: la mapache, la cierva, la coneja, la zorra, la loba y la ardilla. Ellas estaban muy contentas y emocionadas de hacerle una broma a las gatitas, pues a todas estas animales, las gatitas les habían hecho una broma muy chistosa.
La broma para las gatitas fue también muy traviesa. Le pusieron a su comida chile transparente, y así las gatitas no se dieron cuenta y al empezar a comer se enchilaron mucho.
Con esto, aprendieron que las bromas, pueden ser chistosas, pero también pueden ser malas y lastimar a alguien. Por lo que fueron a pedir perdón a su amiga la osa y a todos los animales, y así vivieron felices para siempre.

admin