Granjeroserpiente

Por: Mar

Había una vez un granjero que tenía serpientes, les daba de comer, no tenía familia, lo abandonaron, pero las serpientes eran muy venenosas. Un día lo mordieron y se le empezó a esparcir por su cuerpo, él tenía un aparato que quita el veneno de las mordeduras de serpiente.

Tiempo después, tenía una granja en la selva y el granjero tenía miedo por su trabajo, ya que consistía en tratar con nuevas especies, un día se encontró, otra especie y era mucho más venenosa, ¿Qué van a hacer?
No se fue porque su veneno era extremo y él estaba solo y asustado, él no quería salir, un día dijo: – Yo lo puedo lograr, saldré de aquí.-

Se puso un traje especial y salió, vio sangre y una serpiente muerta, era su favorita, vio que había muchas serpientes que tenían su veneno extremo y estaba asustado pero era muy inteligente, pensó: -Si le quitó la piel, entonces… Claro, me protegeré.
Se hizo un traje especial de piel se serpiente, se tardó 45 días en hacerlo.

Y por fin, iría a quitarle la piel a la serpiente más venenosa, pero o sorpresa, ya no estaba porque la serpiente era más inteligente, en realidad estaba en una parte de la granja, muy escondida. El granjero pensó: -Estoy en graves problemas.-
Aun así estaba tan emocionado de quitarle la piel que un día se armó de valor y dijo: -Saldré a la selva.- Al salir encontró un perro callejero y se hicieron amigos, le daba de comer, lo paseaba, eran muy buenos amigos.

Tiempo después volvieron a salir a la selva, Pinky como lo llamó el granjero era muy inteligente, olfateo a las serpientes hasta que las encontró y el granjero le dijo: -¡Wow!, las encontraste, ahora sí las voy a matar, cuando ya estaba a punto de matarlas, el perro no lo permitió y de esa manera le enseñó al granjero que tenía que perdonarlas, y que ellas tenían que vivir.

Colorín colorado, este cuento ha terminado.

admin