Las aventuras de Eitan

Por: Gabygym

Había una vez un niño que se llamaba Eitan, él era un niño muy atlético y le encantaba andar en bici.

El siempre salía a dar vuelta con su bici y siempre veía una calle muy misteriosa. Un día decidió entrar a la calle, esa calle tenía rampas muy empinadas, entonces Eitan iba bajando por una rampa y en esa rampa había un tope, pero como Eitan iba de bajada no vio el tope, no se pudo frenar y salió volando a un pozo, ese pozo era enorme, así que decidió investigarlo.

Cuando lo iba a investigar, vio una puerta muy misteriosa y decidió entrar escuchó unos ruidos muy raros, también escucho unas risas de bruja y siguió caminando, hasta que vio a la bruja, Eitan se echó a correr mientras la bruja le gritaba: -¡No te vayas!-.
Eitan volteó y se dio cuenta que ya la tenía cerca, preguntándole: – ¿Qué haces aquí niño?-.
Eitan le dijo: -Todos los días salgo a dar la vuelta en bici, siempre he pasado por esta calle y se me hace muy misteriosa, por eso hoy decidí entrar para explorarlo.-
La bruja le dijo: – Te recomiendo irte porque si llegan mis hermanas brujas, que son más feas que yo, mucho más malas que yo, te verán y te hechizarán-.

Eitan se fue sin mirar a sus espaldas, corrió y corrió lo más veloz de regreso a casa, la bruja era tan malvada que al pensar cómo serían sus hermanas decidió guardar silencio, y vivió feliz para siempre.
FIN

admin