Los amigos para siempre

Por: León escritor

Había una vez dos amigos llamados Mike y Max, que les gustaba jugar en el campo. Un día estaban en el campo al que siempre iban y de repente se encontraron a una serpiente debajo de una piedra que los empezó a perseguir, cuando voltearon hacia atrás, después de correr mucho, vieron una cabaña y se acercaron, pero antes se aseguraron de que la serpiente se había quedado atrás.

Tocaron a la puerta de la cabaña con un poco de miedo y la puerta se abrió sola, los dos amigos entraron con cuidado y en silencio; vieron muchas cabezas de animales disecados colgadas y sin darse cuenta, de repente, entró la serpiente y rápidamente se volvió a salir, los niños no entendían por qué había pasado eso tan raro y algo los sorprendió, escucharon una fuerte carcajada en la parte alta de la cabaña. Subieron y vieron a un señor con barba larga y blanca, alto y con la cara arrugada, les empezó a hablar en voz muy fuerte y les dijo: — Yo soy el dueño de todo este campo, así que ¡váyanse! –.

Mike y Max estaban muy asustados pero no querían irse de ahí, ese campo era su lugar favorito de todo el mundo, por eso Max empezó a hablar y dijo: — tú no pareces tener muchos amigos ¿verdad? — y el viejito les contó una historia que cuando era chiquito, sus hermanos no lo querían mucho y por eso una vez que estaban en el jardín de su casa, se cayó al barranco y se salvó porque cayó encima de muchas hojas secas que se hicieron como un colchón, pero sus hermanos nunca lo buscaron y eso lo hizo sentir muy triste.

Lo único que tenía en ese lugar era a los animales y esa cabaña que él construyó, es por eso se sentía dueño del campo, nunca nadie se había acercado a ese lugar.

Los niños se sintieron muy mal por él y por su triste historia, le dijeron que ellos querían ser sus compañeros para cuidar y visitar ese campo, porque ellos querían al campo mucho, mucho, tanto como él, pues era su lugar favorito en el mundo.

El viejo lo dudó, pero después aceptó el trato, porque hacía mucho tiempo que nadie quería estar con él y había vivido en soledad. Pasó el tiempo y cada vez Mike, Max y el viejo se convertían en mejores amigos, hacían todo juntos, se reían mucho y se divertían, por eso llegaron a ser amigos para siempre.

admin