Acampando bajo las estrellas

Por: Menchus

Hola , soy Milen, les quiero platicar mi experiencia del verano pasado espero que les guste. Mi familia y yo fuimos a Baja California Sur cerca de la capital La Paz ahí hay una isla que se llama Espíritu Santo de la cual les voy a contar.

Día 1: Llegamos a La Paz y nos subimos a una embarcación, estábamos muy emocionados para llegar a la isla, mientras estábamos en la embarcación nos enseñaron unos lobos marinos que estaban en tiempo de apareamiento por lo que había muchos lobos marinos bebés. Llegando a la isla nos dieron una rica comida, de repente nos dieron un anuncio que se acercaba un huracán por lo que nos tuvimos que regresar a La Paz.

Día 2: En La Paz nos fuimos a pasear a las playas hermosas, en la tarde nos dieron la buena noticia de que el huracán se había desviado y que nos íbamos al día siguiente.

Dia 3: Todos muy emocionados nos dijeron que ya íbamos a empezar nuestra aventura, nos fuimos a la isla de nuevo, en el camino nos paramos en una zona de leones marinos con los que fuimos a nadar. Los leones marinos te pasaban por abajo y cuando el león marino alfa te pasaba por abajo te daba miedo porque estaba muy grande. Llegamos a la isla y nos enseñaron el campamento, donde comimos una rica comida. Nos preparamos y nos fuimos a snorkelear, vimos muchos peces y corales hermosos. En la noche nos tenían preparado ir a ver a las mantarrayas y las luminiscencias que son algas que al mover el agua brillan como luciérnagas.

Dia 4 : Nos despertamos a las 5:00am para hacer una caminata que nos cruzó al otro lado de la isla, fue una caminata muy interesante, larga y difícil, la recompensa fue un rico desayuno. Ese mismo día fuimos en una lancha a pescar almejas y mi hermano se comió una almeja del mar a la boca, yo no me anime a probarlas pero estuvo muy divertido. Desde el campamento fuimos a una esquina que desde ahí a la playita habían unas aguas malas que se sentían como si fueran bolitas de gel llegando a la playita había montañas y montañas de esas tipo bolitas de gel.

Ese dia en la noche cayó una tormenta que sentíamos que estábamos flotando porque en la noche subía la marea. Esa noche dormimos muy mal pero cuando mi mamá y yo nos despertamos había un arcoiris completo, es decir, de principio a fin. Desafortunadamente ese día nos regresamos a La Paz.

Fue un viaje inolvidable.

admin