De Telas y Flores

Por: Sasson

Pueden quitarte el paisaje, mas nunca el horizonte,
destruir tu casa, mas no tu hogar,
quitarte el lecho, mas no tus sueños,
ni lo que eres, ni lo que fuiste, y lo que serás,
depende solamente de como mires el presente, y analices el pasado.

Pueden quitarme mi vida si quieren, mas nunca tendrán lo que a mi me hace valioso, pueden hacerme pedazos la mente, mas nunca sabrán a que huele el silencio, pueden partirme en pedazos, quemarme completo ,y seguiré estando ahí, como un fantasma como una alusión a algo, no se…
Como una maldición del tiempo,
Pueden quitarme mi ropa, mi piel, mis manos y mis pies, pueden cegarme y castrarme, morderme los huesos, romperme completo, mas nunca podrán destruirme, porque yo pase por muchos lugares, e hice muchas cosas ya, e influí en mucha gente; ya no pueden destruirme, porque vivo en los ojos de los que me admiraron, con amor, respeto, cariño y agradecimiento, pueden ponerme e imponerme reglas, mas nunca podrán doblarme el criterio, pueden hacer de mi vida un trapo, humillarme al grado de matarme con sus palabras, pueden ofender al cansancio, pero yo seguiré entero, como llegue al mundo así me iré, me iré, con las manos vacías de toda materia y con el corazón repleto de mí y de lo que he hecho, pueden encerrarme y torturarme si quieren, mas nunca sabrán la canción que estaré pensando en ese momento. Ni sabrán a que mujer entregue mi amor, ni sabrán quien rechazo ese amor, ni sabrán de mi ni de mis paseos en la noche, ni las canciones que canto cuando estoy solo, ni los besos que di, ni los que me dieron, ni sabrán a que olía ella, y de que color eran sus labios ni cuanto mide su piel, o: la temperatura de su cuerpo cuando le decía que la amaba, ni sus ojos de tristeza, ni la sonrisa tierna, ni sabrán…
Lo que siento al oír su voz, al ver su cara,
Al adivinar de que color era su vestido ese día, todo parece ser parte de otra vida, como la quería, la quiero tanto que no importa si vivo o muero lo que importa es que la siento, su pelo largo y sus grandes pechos, su forma de ser y el desayuno de la mañana, que amargo es el café de la mañana cuando se enfría. y que largas son las noches cuando ella no está…
Pueden quitarme la vida pero nunca me quitaran el recuerdo de mí , de mi alma, así viva muchas vidas y en muchos cuerpos.
Así hable desde aquí, desde este escritor, tal vez ella me recuerde, y tal vez la recuerde yo a ella, la promesa que nos hicimos, de volvernos a encontrar después de muertos, después que saltamos de ese puente, los dos, por amor a nuestro amor y respeto a nuestra dignidad, ¿Recuerdas , recuerdas el balcón solitario,? las veladas en la terraza con las velas prendidas y ese olor a chabacano
¿y esa brisa que armonizaba la soledad que sentías cuando no estaba yo?
recuerdas que me hacías el desayuno, y me traías un poema de amor cada semana, y leíamos y analizábamos y sonreías…
¿Recuerdas esa noche de octubre en la cual fuimos perseguidos?
¿Recuerdas que te dije que solo era temporal? recuerdas que me apretabas la mano y tu cuerpo tembloroso me decía que había que hacerlo…
¿Recuerdas el precipicio y el golpe y cuando nuestro último beso en aire antes de caer rogué reencarnar en tu mismo tiempo…?
Ahora estas ahí, y vives confundida entre tanta gente, recuerda que fuimos enterrados hace ya mas de 100 años, recuerda que:
pueden quitarte el paisaje, mas nunca el horizonte,
destruir tu casa, mas no tu hogar,
quitarte el lecho, mas no tus sueños,
ni lo que eres, ni lo que fuiste, y lo que serás…
Depende solamente de como mires el presente, y analices el pasado.

admin