¿Cuánto vale un helado?

Por: «MAMI”

R: Mami, me compras un helado?
M: No Rossie, hoy no.
R: Porque mami?
M: Porque no mami, me da flojera llevarte.
R: Pero igual vas a pasar por esa calle, ándale, me esperas en el coche, me bajo rápido.
M: No mami, me da pendiente que cruces el centro comercial tu sola.

R: Pero no me pasa nada, voy rápido, ándale.
M: No mami.
R: Por?
M: Tampoco quiero gastar, son bien caritos tus helados, además te sirves mucho en el vasito y sale un dineral y luego le pones tres gomitas y me lo cobran al doble por eso.
R: Plis plis, esta vez no me sirvo tanto, te lo aseguro y lo pido sin “toppings”.
M: Hay Rossie, te pasas de insistente mamá, en verdad no quiero gastar, además, es pleno jueves, ya el domingo iremos por un helado.
R: Ándale mami, lo pago de mi dinero, mira aquí tengo un billete de 200 en la funda de mi celular, hasta te puedo invitar uno para ti, al cabo hoy es jueves de dos por uno.
M: En verdad no quiero Rossie, ya voy tarde a la casa y tengo mil cosas que hacer.
R: Que tienes que hacer ma? Yo te ayudo cuando lleguemos, ándale, te lo ruego porfis, en verdad se me antojo muchísimo un helado de sabor “taro”, es mi favorito, se me hace agua la boca, porfa ma, llegando a la casa, me baño rápido, hago la tarea y te ayudo con tus quehaceres, si mami? Si mami?
M: Sabes que Rossie, esta ok, me estaciono y bajamos de volada, le corremos, ya hasta a mí, que no me gusta el helado de yogurt se me antojo!!

Lo hiciste de nuevo y no supe cómo, pero henos aquí sentadas en la plaza disfrutando de un rico helado, que por cierto acabé pagando yo para que conserves tu dinero en la funda de tu celular.
Me explicas como lo lograste??

Todo esto fue lo que me paso por mi mente, a las 5 de la tarde de aquel 21 de julio del año pasado, justo en la puerta del quirófano, cuando te dejamos papi y yo, tan frágil y desvalida, muy golpeada de tu cabeza, habías caído de pocos metro de un techo en tu campamento de verano, realizando una inocente actividad llamada por cierto “La casa de los sustos”, vaya nombre! Ahora sí que me asusta, te abrirán tu cabeza con el objetivo de quitar el 40% de tu hueso de cráneo y así quizá, si D-s quiere, el edema severo que se formo, dejara de presionar tu cerebro, no sabemos cómo quedarás, pues de momento estas en coma, es más, no sabemos si sobrevivirás a la operación, ya nos ha dicho el Dr. que es una cirugía muy riesgosa, de un 25 a 30 % de probabilidad de no librarla, pero estamos aquí frente a ti, despidiéndonos como nos indicó la enfermera:

-“Demos un momento a solas a los padres para que se despidan de su hija, bésenla y deséenle suerte!!”

Y a mí no se me ocurre más que decirte…

…Anda Rossie vamos por un helado, así de esta manera te suplico que lo vuelvas a hacer, solo insiste una vez más, en esta ocasión insiste mucho por tu vida, yo no puedo entrar contigo al quirófano, cada una hará su parte desde su trinchera, yo desde afuera, rezaré mucho, le pediré a D-s que por favor te me preste un tiempo más, también le agradeceré cada minuto de estos increíbles 12 años, que me ha regalado tenerte.

Pero eso si tú has tu parte, como cuando querías un helado, en esta ocasión te pido que insistas por tu vida, por favor no hagamos caso a los posibles diagnósticos, anda vamos Rossie, si se puede!!

Algo muy adentro de mí, me dice que a ti y a mí nos faltan muchos helados por compartir!!!

Mucha suerte y bendiciones, Te amo.
Mami.

admin