Un milagro de D-os

Por: : Mika 635

En 2004, hace aproximadamente diez años, en México, mi abuelita dejó de escuchar con el oído derecho. Algunos doctores dijeron que era normal y otros no sabían qué era lo que tenía. Una amiga de mi abuelita, bueno, no sólo era su amiga, sino que era más bien como una hermana para ella, le recomendó que fuera a ver a un doctor muy viejito que era especialista en esas cosas.

La verdad es que mi abuelita no quería ir porque le daba miedo escuchar malas noticias, pero al final terminó yendo porque D-os la empujó a ir.
Este doctor se dio cuenta de que mi abuelita tenía un tumor en el oído y en la cabeza, así que le aconsejó ir con un especialista para que la operara. Después de consultar con el experto, resultó que él tampoco podía curarla porque era una operación muy delicada y él no se sentía seguro de hacerlo con éxito.
Muy preocupada, fue con el rabino Tussie.
-Por favor, ayúdeme. Ya fui con muchos doctores y nadie puede ayudarme.
El rabino Tussie le aconsejó que fuera a Estados Unidos con un amigo médico muy reconocido por su experiencia. Antes de la intervención quirúrgica, mi abuelita estaba muy angustiada, por eso, le rezó a D-OS con mucha energía. Toda la familia de mi abuelita en ese momento estaba llorando, preocupados y pidiendo a D-os por ella.
Después de la operación, que fue un éxito, el doctor les dijo que había ocurrido un milagro: ¡habían podido quitarle todo el tumor! El especialista aseguró que D-os le movió las manos. Todos los hermanos de mi abuelita, sus papás y por supuesto, ella, le agradecieron a D-os, al doctor y al rabino.
Después de eso, mi abuelita pasó por muchas, muchas cosas difíciles, pero gracias a Hashem, ahora es una abuelita maravillosa que tiene 26 nietos que la cuidan y la aman. Gracias a D-os que me permitió tener la mejor familia del mundo y me ha enseñado a nunca rendirme.

admin