Sara y los magos

Por: JD

John y Sara eran una pareja que vivían muy felices en un pueblo pequeño, tenían una granja con muchos animales, pero lo que no sabía Sara es que John, en realidad, era un mago.
Un día sonó la puerta, Sara la abrió, era un señor llamado Black que era su vecino. Black quería ver a Sara en la noche, Sara aceptó.

Más tarde en la noche Sara fue con Black
-Hola – dijo Sara.
-Hola – Contestó Black.
-¿Qué quieres Black?.
-Decirte la verdad de tu pareja.
-¿Quién John?, ¿Por qué? -dijo Sara.
-Si John, él es un mago en realidad -comentó Black.
-¿Si?¿Cómo?
-Así -dijo Black.
Black, que también era mago, hizo un hechizo contra Sara y la puso en coma, minutos después John fue y se llevó a Sara a su casa, John trató muchos hechizos pero no pudo recuperarla, entonces llamó a su amigo un mago tecnológico llamado Albert para que lo ayude, al siguiente día Albert llegó y trató de ayudar a Sara.
-No puedo -dijo Albert.
-¿Por qué?
-Bueno, hay una manera John.
-¿Cuál?
-Meterse a su mente y sacarla -dijo Albert.
-Ok, ¿A donde voy? Albert
-Sígueme.
Albert llevó a John a una camilla junto a la de Sara y Albert empezó a contar:
-3,2,1, y… John despertó en algo que parecía una mansión en la mente de Sara. De pronto apareció un señor que parecía el dueño de la casa, muy bien vestido, con traje, corbata, zapatos limpios y pelo peinado.
-¡Ha!, ¿dónde estoy y cómo te llamas? -dijo John.
-Hola soy Alfred, el mayordomo, estás en la mansión de Sara -comentó Alfred.
-¿Dónde está Sara? -dijo John.
-En el comedor
-¿Y dónde está eso?
-Derecho a la izquierda – Alfred.
-Ok, gracias Alfred.
-De nada.
John fue a donde dijo Alfred, cuando llegó vió a Sara, John fue con ella y le dio un fuerte abrazo y le dijo:
-Hola Sara ¿qué te ha pasado? – le comentó John.
-Fue Black
-¿Quién?
-Black, el vecino- dijo Sara.
-¡Oh! lo voy a matar.
-¡No! -dijo Sara.
-¿Por qué?
-¡¡¡¡¡¡¡Me dijo la verdad, que eres un mago!!!!!!! -dijo Sara.
-Pero…
-Pero nada, me mentiste.
-Solo déjame terminar esto juntos y ya – dijo John.
-Ajjjj, ok -dijo Sara.
John y Sara fueron con Alfred para decirles dónde está la salida, la contestación fue: El baño.
Cuando John y Sara llegaron al baño, había un excusado tapado con un destapacaños, una regadera rota y un reloj que cuando entraron se prendió a manera de temporizador en el que restaban 60 minutos, pasó un rato y John dijo:
-Yo arreglo la regadera y tú el excusado- y Sara contestó: pero…- John la ignoró, empezó a arreglar la regadera y Sara se quedó parada. Minutos después John ya había arreglado la regadera y dijo -ya está- De pronto se rompió y se empezó a salir el agua y en el reloj decía -trabajen en equipo ya solo quedan 15- y el reloj se puso en 15 minutos, luego Sara dijo: -hay que hacerlo juntos empezando por el excusado. 5 minutos después ya lo habían hecho pero faltaba la regadera que seguía tirando agua, entonces intentaron taparla pero la presión era muy fuerte y no pudieron. Se empezaron a ahogar y de repente ya quedaba un minuto, John y Sara cada quien tuvo una idea: John iba a quitar el tapón y Sara iba a apagar la regadera.
Los dos hicieron eso y así lograron arreglarla, entonces apareció una puerta en la regadera y salieron.
Despertaron y estaba Albert sentado a lado de ellos y les dijo -ya encarcelamos a Black por lo que hizo – y John contestó: -gracias-.
A partir de ahí John empezó a entrenar a Sara para ser maga. 5 años después John y Sara estaban casados y eran los protectores de su pueblo. Vivieron felices para siempre.

admin