Tienes que luchar contra todo lo que se te…

Por: AAG

Había una vez, en una región, un pueblo, en medio de un enorme desierto, el pueblo tenía un almacén lleno de granos gracias a un solo agricultor, que tenía su cosecha a muchos kilómetros de distancia, por eso había un trailero, que obtenía el diesel para su trailer gracias a un vendedor.

Gracias al vendedor el pueblo obtenía recursos monetarios, el vendedor obtenía el diesel de un refinero, que a su vez lo obtenía del petróleo del petrolero y el petrolero de una bomba de varilla funcional a luz solar. Si uno de todos ellos faltara no funcionaría el pueblo y todos morirían de hambre Por ejemplo: si el agricultor se marchara, no habría más grano en el almacén y entonces el pueblo moriría, si el trailero se marchara, el pueblo no obtendría el grano del agricultor ni recursos del vendedor, si el vendedor se marchara, no vendería más diesel para el trailero, si no hay petróleo el refinero no tendría que refinar y el vendedor no tendría mercancía, el trailero no conseguiría diesel, el grano no sería llevado al pueblo y el propio petrolero no tendría que comer, así que en resumen, todas las profesiones estaban conectadas de una forma u otra.

Todos trabajaban y se esforzaban por que sabían que si no trabajaban faltaría comida y dinero para su paga. Un día, el trailero llevaba el grano al pueblo, cuando de pronto el neumático se reventó por una piedra, no sabía qué hacer, estaba solo en pleno camino, no había nadie a kilómetros de distancia, entonces empezó a gritar, gritó por muchas horas en busca de auxilio o de alguien y nada, todo estaba muy callado, y ya estaba oscureciendo, revisó si había algún neumático de emergencia o algo que pudiera usar y nada, así que pasó la noche ahí, mientras tanto, el pueblo ya estaba harto de esperar, así que empezaron la búsqueda del trailero, mandaron al refinero y al petrolero a buscarlo, mientras que al vendedor se quedaría en el pueblo, también les mandaron provisiones para cinco días y partieron al anochecer.
El trailero no sabía qué hacer, estaba perdido cuando de pronto una idea chocó con su mente, regresar al pueblo y estar ahí hasta que encuentren otra manera de transportarse, porque ese trailer era su único vehículo, agarró dos bolsas de un kilogramo de grano cada una, (que era lo que podía cargar) y partió hacia el pueblo.
Mientras tanto el petrolero y el refinero se acercaban cada vez más. Ya habían pasado dos días desde que el petrolero y el refinero salieron, el pueblo exigía una solución por que quedaban pocas reservas en el almacén, el trailero por otra parte también se acercaba, hasta que al tercer día de caminar, la búsqueda concluyó, el petrolero y el refinero se encontraron con el trailero, gritaron de felicidad cuando lo vieron, así que regresaron juntos a el pueblo.
-¿Y tu trailer? (pregunta el refinero) -se le reventó un neumático, así que tuve que caminar, solo traigo un kilogramo de grano, el otro kilogramo que traía ya me lo comí, (responde el trailero) -ah, nosotros solo nos quedan reservas para dos días, más el kilogramo que tienes, yo creo que nos quedan para tres. Al segundo día de caminar llegaron al pueblo, todos preguntaban qué pasó, dónde está el grano, y muchas preguntas más, estaba claro que tenían que conseguir otro trailer, así que el pueblo buscó entre los mercaderes de esa zona si alguno vendía algún trailer y lo encontraron, así que compraron el trailer, se reabasteció el grano y todo volvió a la normalidad.
Moraleja: tienes que luchar contra todo lo que se te enfrente para sobrevivir.

admin