El estudiante presumido

Por: Dulce

Había una vez una escuela muy prestigiosa, donde todos los alumnos eran responsables y estudiosos; todos eran trabajadores y cumplidos y a todos les gustaba apoyarse unos a otros para estudiar. Sin embargo, un día se inscribió un niño que era el más inteligente de todos, el problema era que se creía mucho.

A él lo único que le interesaba era destacar cada vez más y no le gustaba trabajar en equipo, no sabía ser amigable y no sabía convivir con los demás. Por ejemplo, un día cuando la maestra preguntó:
-¿cuánto es cien más cien?
No dejó que los demás respondieran y se apresuró a contestar:
– !son doscientos, son doscientos maestra!, !yo lo puedo responder más rápido que todos!
Entonces la maestra le dijo: -debes aprender a considerar a los demás, todos pueden participar.
– !Pero yo soy el más inteligente! – dijo el niño.
– Vamos a platicar tú y yo en el recreo un ratito – dijo la maestra.
En el recreo la maestra le dijo: – es importante ser trabajador y estudioso, pero también es muy importante aprender a convivir con los demás y disfrutar la escuela junto con tus compañeros. El niño lo pensó un momento y luego resolvió: voy a ir a jugar fútbol con mis compañeros, espero que me acepten como amigo. Lo mismo hizo todos los recreos y al final se hizo amigo de la mayoría de sus compañeros y disfrutó su escuela hasta el final.

admin