El robot Salo y el mecánico Isaac

Por: Mecánico

Había una vez un mecánico que arreglaba coches, su nombre era Isaac. Un día intentó hacer un robot. Primero hizo un bumblebee, el de los Transformers, pero era muy pequeño; después hizo un esqueleto de robot y con el tiempo logró hacer un robot igualito a un humano, el cual se llamaba Salo.

El primer día que Isaac probó el robot, éste actuó como loco, el segundo día era inteligente y el tercero no sabía nada. El mecánico hizo muchos ajustes hasta que lo arregló y lo puso en dos modos: “modo ataque” y “modo normal”. Isaac no tenía a nadie hasta ese momento, pero Salo se convirtió en su mejor amigo. Un día salieron a pasear; estaban cerca de una piscina y un señor tiró a Salo dentro de ella. Éste se electrocutó, se puso en modo súper ataque y agredió a mucha gente, incluyendo a Isaac. Cuando iba a destruir el planeta, Isaac corrió y lo reinició en el último momento. Así volvieron a ser amigos. Al paso de los días, el mecánico trató de mejorar a Salo, pero este se puso en modo de súper ataque otra vez. Isaac pensó que podría reiniciarlo como antes, pero el robot le lanzó un láser temporal en los ojos. Isaac no pudo hacer nada.
Cuando ya iba a ser destruido el planeta -tataraaan- llegó súper Chellem y destruyó a Salo. En eso Isaac recuperó la vista y gritó:
-Noooooo, ¡Todo mi trabajo para esto!
– Perdón, pero iba a destruir el planeta – respondió súper Chellem.
Isaac se enojó mucho y le dijo que lo pudo haber reiniciado. Pero súper Chellem le contestó: – perdón no sabía.
Cuando súper Chellem destruyó a Salo pensó: – puedo hacer de nuevo a Salo y a más robots.
Aunque le costó muchísimo trabajo, lo logró: primero hizo a Optimus Prime, el de los Transformers, luego hizo de vuelta a Salo, después a otro robot que se llamaba Mizrahi.
Fueron todos muy felices porque eran puros buenos.
Continuará… tal vez jaja…

admin