El viaje alrededor del mundo

Por: Viajera

Había una vez una jovencita que se llamaba Avigail pero le decían Avi. Ella decidió viajar alrededor del mundo; en primer lugar se fue a Israel, cuando bajó del avión estaba muy emocionada ya que la estaban esperando en el aeropuerto sus primos y tíos, luego llegó a la casa de su abuelita y se fue a descansar porque estaba muy cansada del vuelo.

Al otro día fue a la playa con sus tíos y su primo, era muy bonita porque las olas estaban tranquilas y la arena era suave. Luego de ir a la playa, fue por un rico helado de sabor vainilla, luego fue al supermercado con su tía y se compró algunas cajas de chicles, chocolates, etcétera. La pasó increíble, pero ya era tiempo de irse, cuando subió al avión le dijo adiós a Israel.
Después viajó hacia Italia, Avi estaba muy nerviosa porque no conocía Italia. Cuando llegó tenía mucha hambre, entonces fue a comer pizza y conoció a una amiga nueva, platicaron y luego fueron juntas a un museo de arte, caminaron por las calles de Italia, Avi terminó exhausta y se fue a su hotel a dormir.
Al día siguiente, salió a la plaza con su nueva amiga en donde caminaron, pasearon y se compraron muchísima ropa y accesorios.
Otro día fueron a un zoológico precioso, ahí vieron leones, tigres, jirafas, cebras, elefantes y monos, uno de los monos estaba comiendo un plátano, vieron un jaguar que le encanta la menta, vieron cosas que nunca antes habían visto. Luego fueron buscando heladerías y les recomendaron una gran heladería llamada “Sweet Italia” y pidieron 2 helados, uno de menta con chispas de chocolate y el otro de macadamia porque eran sus helados favoritos. En la noche, salieron al café y pidieron unos deliciosos cafés con extra espuma y muchas chispitas de chocolate, lo disfrutaron con unas deliciosas galletas de vainilla.
Con tristeza tuvo que despedirse de su nueva amiga y viajar a un nuevo país que era Francia.
Al llegar a Francia decidió ir directo al hotel para cambiarse a una ropa más limpia y cómoda.
Como ya era bastante tarde, decidió ir a la torre Eiffel a cenar y al ver el menú, observó que tenían el platillo famoso de “Ratatouille”, el cual lo disfrutó mucho. Al terminar la cena se le ocurrió ver la película llamada “Ratatouille”.
En el hotel se sentó a ver la película comiendo palomitas y tomando un rico licor chambord. Al despertarse, recordó que era la boda de su hermana, así que se bañó rápidamente y se puso su hermoso vestido de color azul celeste y unos tacones preciosísimos de color esmeralda porque combinaban increíble, después se maquilló y se alació el pelo. Por fin estaba lista para la gran ceremonia.
En la boda se la pasó muy bien y disfruto mucho del grandioso festejo.
En la mañana, o más bien en la tarde, a las 14:30 horas se despertó y ya era tiempo de continuar con su viaje por el mundo, así que limpió y empacó toda su ropa, luego metió el maquillaje, pero el vestido largo y bonito no le cupo, pero por suerte en el hotel le regalaron una maleta y ahí metió el vestido, sus zapatos y todo lo que se había usado para la boda.
Y ahora era el turno de viajar a India, – ¡que emoción! – dijo Avi – siempre quise conocer India –
Al llegar se fue a la casa de su “tía” Helena, bueno, en verdad era la mejor amiga de su mamá y se habían conocido en la escuela como estudiante de intercambio.
En la tarde Avi salió a caminar con su tía y entraron al mercado, Avi se dio cuenta de que el mercado era muy colorido y con millones de distintos tipos de frutas y verduras extrañas que ella no conocía, así que decidió comprarse bastantes cosas nuevas para probar.
Al llegar a la casa Avi vio a su tía haciendo yoga y no entendía qué estaba haciendo porque no conocía el yoga, entonces Avi se sentó junto a su tía y empezó a aprender a hacer yoga. Después de varios días aprendió varias cosas que hacían en India.
Algunos días antes de que saliera su avión, se fue al mercado otra vez para comprar varias cosas como frutas, ropa típica o de bordado a mano y mucho más.
El día que Avi dejaba la India, se despidió de su tía con tristeza, pero con emoción para continuar con su aventura.
Decidió viajar a Rio, que se encuentra en Brasil. Era el último país, así que decidió disfrutar al máximo, fue a la playa y también buceó para ver tortugas. Salió a comer los mejores helados y disfrutó de la más rica comida brasileña como pitancha o sarapel, era delicioso y al final disfruto de los típicos bailes brasileños. Al final del gran recorrido en Brasil tuvo que volar de regreso a México que era su hogar.
Cuando llegó se puso muy feliz de ver a su familia, le prepararon unos deliciosos chilaquiles porque era la comida típica de México.
Después de mucho tiempo se casó y tuvo dos hijos que eran muy traviesos a los que les contó todas sus aventuras.

admin