La tortuga y sus amigas

Por: Tortuga

Hace mucho… mucho tiempo, había una tortuga llamada Moradita, que fue a pasear con sus amigas en el río sin avisarle a su mamá. Allá se encontró una nueva tortuga que nunca había visto. Después de platicar con ella se empezaron a hacer amigas, pero todas las demás tortugas empezaron a reclamarle porque ya no les hacía caso; hasta tuvieron que gritar para que las escuchara y ni así lo hizo.

Las tortugas siguieron conociéndose y se hicieron mejores amigas. Las demás del grupo se fueron muy enojadas cada quien a su casa. Cierto día se dieron cuenta de que las supuestamente mejores amigas estaban peleando; tan grande fue el desacuerdo que la tortuga nueva terminó por regresar a donde antes vivía. Todas las del grupo fueron corriendo a ver a su amiga, quien les dijo: – “perdón por no haberlas escuchado”. Todas la perdonaron y siguieron tan amigas como siempre, pero su mamá, que la buscaba por toda la ciudad angustiada y sin poder localizarla, cuando al fin la encontró le soltó un gran regañón, tan fuerte que todas las demás tortugas se asustaron: -! ¿Dónde estabas?! Te busqué por toda la ciudad.! ¡Estás castigada!, ¡no puedes salir más de tu cuarto sin que yo te dé permiso y te diga que puedes salir!
Moradita estaba muy, pero muy triste. Sus amigas trataron de consolarla, pero no pudieron. Ya se iban muy tristes esa noche, cuando de repente, Moradita salió corriendo y gritó: – ¡amigas!, ¡amigas!, ¡esperen, ya me dejaron salir de mi cuarto! Platiqué con mi mamá y prometí no volver a salir de mi casa sin permiso. En ese momento todas se alegraron porque a Moradita le habían levantado el castigo. Moradita aprendió lo valioso que es una amistad sincera y de mucho tiempo y también aprendió a no salir de su casa sin avisarle a su mamá.

admin