Un viaje inesperado

Por: La divina

Eran las cuatro de la tarde minuto veintiocho , el cohete despegará en dos minutos, todos estaban nerviosos, los astronautas, familiares, encargados; en fin todos hasta que el momento llegó, eran las 4:30, todo estaba silencioso y de repente una voz se oye y grita…

– ¡Todos a sus posiciones!- 3 – 2 – 1 ¡Despeguen!
Y sí, el cohete despegó, todos se alegraron de que la misión, resultó; hicieron fiestas y celebraciones, pero no sabían lo que pasaba kilómetros arriba.
Los astronautas ya habían llegado al espacio o al menos eso creían, todo se veía y se sentía como el espacio, no había gravedad la comida volaba y parecía tener la apariencia del espacio.
Los astronautas intentaban comunicarse con los encargados del proyecto, pero no había señal, se les hizo raro pero decidieron no tomarle mucha atención porque ya sabían a lo que venían.
Conectaron su mapa espacial al cohete e intentaron buscar el planeta que entraba en la misión pero no aparecía aunque para su buena suerte, en ese momento la señal llegó y se comunicaron con su jefe, le compartieron su ubicación y se dieron cuenta que llegaron a otra galaxia que nadie conocía, los astronautas entraron en pánico hasta que uno de ellos decidió que no valía la pena seguir y se lanzó del cohete y nunca se supo más de él.
Tras la desaparición y frustración los astronautas llegaron a la conclusión que en el lugar al que llegaron también podrían encontrar misterios y nuevos descubrimientos así llamaron a su jefe y le contaron su idea, al jefe le pareció fascinante y llevaron a cabo el plan, así que comenzaron a manejar el cohete hasta que el destino los llevó al planeta llamado “Clacsonio”.
Ellos no sabían ni qué hora era, ni qué día, ni absolutamente nada de nada y después de once días con 6 horas tocaron Tierra y comenzaron a buscar, buscar, y buscar lastimosamente algo de vida, no encontraron nada, sólo un par de piedras preciosas inservibles y estaban en eso cuando entró la llamada esperada de su jefe, pero esta vez no eran buenas noticias, todo lo contrario, pésimas noticias…
Los humanos habían destruido su planeta, habían puros desastres naturales, incendios, huracanes, terremotos, etc.; y no se podía ya ni respirar, el aire estaba más denso cada día, no podían pasar más de un mes allí o todos morirían.
Los astronautas tuvieron una idea y pusieron manos a la obra aprovechando todos los escombros y tierra que había. Construyeron una pequeña aldea. La idea era traer de poco a poco a los habitantes y construir un planeta nuevo y al fin poder respirar aire fresco.
Comenzó entonces la ardua tarea que tardaría mucho tiempo, traer una cantidad de gente y otra y así sucesivamente hasta terminar de trasladar a la gente y ya solo faltaba un grupo de gente, pero había un problema, ese grupo no iba con la idea de un mundo mejor, iba con la idea de destruirlo y acabarlo como lo hicieron en el anterior, así que les tendieron una trampa y en vez de llevarlos a Clacsonia donde habitaban todos los demás, los llevaron a Fraclas que era un planeta destruido con pocas posibilidades de vivir y abandonado, al fin llegaron y toda la comunidad estaba completamente tranquila pero una persona de hecho el que ocasionó pero en el momento que iba a ser el peor acto de todos. Su familia apareció e intentaron hablar con él, pero no resultó y no se dieron por vencido pero llegó un momento que ya no le vieron el caso y se alejaron de él.
Él estaba sólo, absolutamente sin nadie, en ese instante se dio cuenta de que terminar con todo no le ayudaría a ser feliz, e intentó remediar los daños, pero nadie quería saber más nada de él.
Triste y algo deprimido se puso a pensar que así estaría el resto de su vida y que esto sería por consecuencia de sus actos, pero decidió que estar así no le serviría de nada, así que se dedicó en hacer, lo que más le gustaba hacer y buscar la manera de reparar todo, empezó por organizar eventos para reconstruir el planeta Fraclas, y así buscar que lo trasladen a Clacsonia y poder ayudar a los sobrevivientes de la Tierra.
Al llegar a Clacsonia los habitantes no lo reconocían por los cambios que había tenido, pero un poco temerosos porque pensaban que podría cometer los mismos actos destructivos.
Se organizó para crear escuelas que fomentaran actividades que permitieran salir adelante como clases de bailes ya que le gustaba y así pudo reconstruir una nueva vida para él y mandar un mensaje de no rendirse porque todo lo que puedas lograr es para mejorar.

admin