Y tú ¿qué hiciste?

Por: Simpatía

Había una vez un niño que se llamaba Lusosus Pérez, a él le gustaba que le dijeran, Sus. Sus era un niño Independiente que le gustaba ver y jugar fútbol, tenía 10 años y era un niño muy bueno para el fut, le gustaba comer mucho, dormir y siempre en sus sueños se veía a él mismo metiendo muchos goles, todos lo admiraban, hasta que un día, iba camino a su casa y alguien le ofreció regalarle una pelota de fut, a Sus le atrajo mucho la atención y volteo enseguida, aunque él había visto cosas sobre eso, no puedo evitar acercarse, en ese momento el sujeto que le habló lo metió en una bolsa negra, ¡lo estaban secuestrando!.
Sus estaba muy asustado, no sabía qué pasaba, pero él recordaba lo que le decía su papá: -¡tú eres muy fuerte!- no dejes que te venzan, entonces, en el momento que vio que se acercaba el secuestrador, le dio una patada y salió corriendo, pero en el camino se dio cuenta que le quitaron su poder del fútbol, ahora sería muy malo para el fútbol. ¡Se tenía que ocultar! ¡sentía pena!, lo que Sus no sabía era que el que le quitó sus poderes, ¡le quitó los poderes a todos!.
Ahora México ya no podía ser Independiente de ganar en el fútbol, un día supo que el malo había muerto y con él la maldición de que todos fueran malos en el fút. Sus recobró sus poderes y cantó una canción que le gusta mucho porque alimenta sus poderes, dice así: ¡Ole, ole, ole! ¡fútbol, fútbol! le gusta tanto que investigó y encontró quién la escribió, se trata de Rafael Márquez ¡Rafiiin! ¡ah!, también les quiero contar que Sus vive en México y Rafa en España, ya que lo mencione, seguimos…
Sus quería viajar para conocer a Rafael, entonces de vacaciones fue a España, al llegar a España se dio cuenta de que España es muy grande y le daban ganas de correr, de dormir pero más de comer. Pero se dio cuenta que no podía correr intentó e intentó pero no lo pudo lograr. Cuando regresó a México y sintiéndose muy confundido fue al lugar donde le quitaron sus poderes, ahí se encontró con una cosa rara como una máquina del tiempo, se metió tratando de encontrar una respuesta, picó todos los botones, giro y giro hasta llegar al futuro, ahora tenía 16 años.
Le gustaba cómo lucía, quiso entrar a una fiesta que encontró pero no lo dejaron entrar, pues no tenía 18, intentó regresar a la máquina y picarle a todos los botones para regresar de 20 años, pero de ahí comenzaron a salir espíritus malignos, lo que provocó decir que no quería ser más grande, que quería tener otra vez 10 años.
Al fin, la máquina lo regresó a México por el deseo de volver a ser niño. A la mañana siguiente Sus despertó y fue a la escuela, se dio cuenta que todo fue un sueño y que México estaba mejor que antes, más bonito, más limpio y con habientes que vivían felices. Sus prometió no volverse a meter en problemas, hasta en otra ocasión, pero no te preocupes esa es otra historia.

admin