La bailarina

Por: Yayu

En un pueblo muy lejano había una niña llamada Gabriela, sus papás estaban divorciados, lo que la hacía estar muy triste, Gaby tenía un sueño que era ser bailarina.
Su mamá no estaba de acuerdo, su papá sí por eso se quería ir a vivir con él, sin embargo él vivía al otro lado del mundo por lo que no podía hacerlo.
Pasaron los años y Gaby aún quería lograr su sueño por lo que después de un tiempo decidió ir a donde estaba su papá; a pesar de que su mamá no estaba tan contenta le dió permiso y aprovechó para pedirle que le llevara un paquete a su papá, le dijo: “no lo abras”.
Cuando Gabriela estaba en el avión tenía muchas ganas de abrirlo pero siempre pensaba en que su mamá le había pedido que no lo hiciera.
A mitad del vuelo ya no se aguantó más y se asomó a ver lo que tenía el paquete, era chiquito y bonito y pensó: “aquí nadie me conoce y nadie se va a dar cuenta de que lo abro”. Fue una gran sorpresa para ella ver que era un anillo con una nota que decía: “Casate conmigo”. En cuanto vió la nota Gaby no cabía de la emoción y de la felicidad; empezó a saltar por todo el avión, nadie entendía porque ella estaba así es más creían que algo le había pasado, se acercó una aeromoza y le preguntó si estaba bien.
Gaby muy contenta le dijo hoy era el día más feliz de su vida … mi mamá le pidió a mi papá que se volviera a casar con ella y además le dijo que estaba de acuerdo en que yo hiciera mi carrera de bailarina.
Después de unas cuantas horas de vuelo al fin llegó a su destino, su papá al verla se emocionó mucho, la abrazó y le dijo: “yo se que tu mayor sueño es ser bailarina profesional, entonces te tengo una sorpresa y ella le respondió “yo también”.
Gaby le dió el paquetito, él lo abrió, vio la nota y se quedó pensando varios minutos pues lo había tomado por sorpresa y no supo qué hacer. En lugar de contestar le dio una hoja con varias opciones de escuelas de baile, Gaby tenía 16 años y estaba muy emocionada de ir a la escuela.
Llego el dia, su primer dia en la escuela, se puso su leotardo, sus mallas, se hizo el chongo y tomó su primera clase, al finalizar salió muy feliz.
Llegó a su casa y le dijo a su papá que la escuela le había encantado. “Muchas gracias por hacer mi sueño realidad”.
Así siguió durante muchos años continuó bailando sin faltar a sus clases. Un díaa Gaby tenia un festival al que su mamá llegó de sorpresa. El festival era en el Auditorio Nacional. La hora llegó, salió y bailó mejor que nunca pues había notado que sus papás estaban juntos platicando; se veían muy felices.
Cuando terminó de bailar se acercaron, le dieron unas flores y le dijeron: “te tenemos una noticia……. ¡nos vamos a volver a casar!”
Gabriela fue la niña mas feliz del mundo ya que sus papás volvieron a estar juntos y ella estaba cumpliendo su gran sueño, “ser bailarina profesional”.

admin