El susto de mi vida

Por: Agustina

Me llamo Abril y esta es mi historia. Yo tenía 10 años cuando sucedió todo lo que lesvoy a narrar.
Estaba en mi casa cuando mis padres me anunciaron que mis primos vendrían
de visita a México y luego iríamos una semana a Acapulco con ellos.

Estaba muy emocionada porque mis primos viven en Argentina, por lo tanto no los veía mucho,además son muy buenas personas. La verdad él más emocionado era mi hermano, como los dos eran niños podrían hablar de esas cosas que sólo hablan entre chicos, pero igual jugaban conmigo. Yo soy bastante cerrada con la gente así que pasar dos semanas con mis primos me parecía una muy buena idea. Dos días después de la noticia, llegaron a mi casa: mi tío Andrés, el hermano de mi Papá, mi tía Romina, su esposa, mi primo Tobías, un año menor que yo, y mi primo Alan, cuatro años menor que yo, todos en una casa. Era pura alegría y buenos momentos para guardar en la memoria.
A mi Mamá se le ocurrió una gran idea, ir al centro comercial. Tobi y mi
hermano Luca decidieron quedarse en casa. Fuimos a Starbucks a tomar algo y aplaticar, fue muy divertido. Cuando llegó la hora de regresar a casa nos subimos al auto y mi mamá arrancó. Teníamos que parar afuera de mi casa para recoger el auto que mis tíos habían rentado para ir a Acapulco. Ellos se bajaron y quedamos solo mi mamá, mi papá y yo en nuestro auto.
Cuando llegamos a mi casa mis padres se bajaron y me olvidaron dentro del
auto. Recuerdo que al principio pensé que era una broma porque ellos son muy bromistas, pero pasaron cinco minutos y no regresaban. Yo tengo claustrofobia por lo que estar ahí por esos minutos para mi una niña de tan solo diez años de edad era una eternidad, estaba llena de lágrimas y no podía pensar en otra solución que gritar muy fuerte y llorar.
Estuve ahí como 45 minutos pero en mi mente parecían cuatro horas. Se me
ocurrió tratar de abrir la puerta de adelante y eso causó que sonara una alarma, era tan fuerte que seguro se escucharía dentro de mi casa, pensé. Cinco minutos después dejó de sonar y nadie venía por mí para sacarme del auto. Dos minutos después empecé a sentir que me faltaba el aire y justo llegaron mis padres y mis tíos corriendo para abrirme. Mi mamá sólo podía disculparse y decirme que todo estaría bien.
Me contaron todo lo que pasó tan pronto me recuperé. Ellos creyeron que había subido a jugar con mis primos, después cuando sonó la alarma, mi tío fue a ver y le dijo a mi mamá “¡Es tu auto y esta Abril adentro!”. Fue entonces que salieron corriendo a sacarme.
Aún ahora la imagen de cuando me dejaron dentro del carro aparece en mis
pesadillas pero eso me ayudó a no tenerle tanto miedo a los espacios pequeños y a mi mamá le ayudó a ser menor distraída.

admin