Los cinco hermanos

Por: Raúl

Año 1972, un año donde no existía “Fifa”, o sea en qué se entretenían los niños de ese momento… existían cinco hermanos en Londres (Reino Unido) donde vivían. Aunque ya eran un poco grandes, trataban de divertirse, pero tenían serios problemas para hacerlo, vean porqué: Rómulo es el más grande, el más enojón de todos, quiere todo a su manera y siempre discute, por otro lado Eduardo el segundo hermano, tranquilo, le gusta la música clásica, pero odia los deportes rudos, en cambio a Polo, el tercer hermano le apasionan todos los deportes y sobretodo las matemáticas; Itai, el cuarto hermano es raro, muy tímido, solamente le gustan los videojuegos y jugar a las escondidillas; por último Francisco, que es un berrinchudo de primera, que no le gusta comer casi nada yo creo por eso es el más chaparrito de los 5 hermanos.

En la tarde después de tomar el té, se pusieron a jugar escondidillas en toda la casa, Eduardo comenzó el juego contando hasta 20, todos se fueron a esconder muy rápidamente, Rómulo como siempre se quiso esconder en el mismo lugar porque le daba flojera buscar uno nuevo; Eduardo encontró primero a Itai, era tan tímido y miedoso que se escondió en un lugar muy visible ja, ja, ja, este, un poco chismoso le dijo a Eduardo dónde estaban los demás, al escuchar eso Francisco hizo un berrinche impresionante, se enojó, gritó horriblemente a sus hermanos, todos terminaron enojados, ¡siempre es lo mismo! dijo Rómulo, ¡no podemos estar juntos ya! dijo Francisco… así que decidieron platicar, pensaron que para resolver sus diferencias deberían estar lejos uno de otro, vivir muchas aventuras, etc., así que que cada uno se iría a vivir a un país diferente, para después contar con mucho entusiasmo las experiencias con los demás, quizás así les diera gusto verse o saber del otro…

Compraron sus boletos de avión, estaban camino al aeropuerto, allí, pasó algo raro, comenzaban a sentirse tristes porque no sabían cuándo, cómo y dónde se volverían a ver. Rómulo no quiso despedirse, Eduardo dio un abrazo a cada hermano que quiso, Itai lloró desconsoladamente pero al final subió a su avión, en fin cada uno tomó sus respectivos vuelos: Francisco se fue a Francia, Itai a Italia, Polo a Polonia, Eduardo a España y Rómulo a Portugal..
Cada uno, vivió muchas aventuras, fueron creciendo, por ejemplo: Francisco salía a desayunar por las mañanas, antes de irse a su trabajo, en la noche solía cenar con sus compañeros de trabajo, para después irse a dormir, así toda la semana incluyendo sábado y domingo, una vida muy aburrida para mi gusto… Por otro lado, Itai desayunaba en su casa, se dedicó a programar juegos de video en Nintendo, para lograr incluir muchos trucos para que los niños se divirtieran mucho al jugarlos, le gustaba cenar solo con su jefe… Polo desayunaba con todo su equipo de fútbol, ya que luego se iban a entrenar, la pasaba muy divertido, por las tardes le gustaba dar clases de matemáticas a niños, ya por la noche invitaba a cenar a uno de sus alumnos, los fines de semana desayunaba en su casa, la mayor parte del día entrenaba y jugaba sus partidos… Eduardo desayunaba con su manager, lunes, miércoles y viernes, los domingos daba conciertos de piano, música clásica para ser exactos, por la noche cenaba en su casa para irse a descansar y dormir temprano… por último Rómulo desayunaba siempre solo, era tan enojón que nadie quería desayunar con él, luego se iba a su tienda y cenaba solo en la plaza donde estaba ubicada su tienda.

Pasaron 2 años, todo iba bien aunque fue difícil para todos el cambio de país. A Francisco le gustaban mucho los coches, pero, un día decidió que quería proteger al mundo y fue a la estación de policía para enlistarse, así que empezó a trabajar para ellos. Polo empezó en las fuerzas básicas del Barcelona (era defensa derecho y era muy bueno) y como de chiquito era muy bueno en matemáticas decidió ser profesor oficialmente, a Itai le interesaba como configuraban los Nintendos así que platicó con la empresa y le dieron trabajo directo de Nintendo. Eduardo le gustaba bastante la música, abrió una escuela junto con su manager, así que le empezó a enseñar a muchos niños por último Rómulo tenía una oportunidad de abrir una tienda más grande así que empezó y le fue muy bien, vendía demasiado, así que necesitó contratar más gente, esto le obligó a ser más empático…

Tres años después…

Itai estaba saliendo de su trabajo cuando le entró nostalgia por sus hermanos, así que pensó: “ Por qué nos separamos si somos hermanos”, se le ocurrió una idea, inmediatamente llamó a su hermano Eduardo, este un poco consternado, no lo reconoció: ¿Quién habla? preguntó, soy Itai tu hermano, contestó, he estado pensando que nos deberíamos de volver a juntar los cinco hermanos, dijo Itai, Eduardo contestó que tenía razón y quedaron de verse en España, así que Itai llegó, vió a Eduardo, corrió hacia él y lo abrazó profundamente… (obvio lloró)

Itai se disculpó por haberse enojado aquella ocasión. Llamaron a cada hermano para reunirse todos en Madrid. Acordaron que iban a verse en unas tres semanas. Cuando pasó el tiempo todos encontraron vuelo menos Polo, por lo que no podían resolverlo…

En Polonia…

Polo empezó a discutir con el encargado de la Aerolínea de POLONIA AIR, ya que no le estaban dando su boleto para ir a encontrarse con sus hermanos. Finalmente después de mucho discutir, le pudieron dar el boleto pero, atrasó su salida por 5 horas, avisó a Eduardo de la situación y decidieron esperarlo en el aeropuerto. Los 4 hermanos, estaban muy emocionados, después de 5 horas salió su vuelo, finalmente volvió a ver a sus hermanos, fueron a su casa y decidieron retomar ese último juego que los había separado…

admin