Un agente y un secreto

Por: Fifi

En una ciudad de nuestro país, vivía una maravillosa familia. Estaba formada por David quien era el padre de familia, estaba casado con Rajel, que era una gran trabajadora. Ambos tenían en común tres cosas maravillosas: sus hijos, Sofía quien era la mayor; Jacobo y Gabriel, y tenían dos gatitos: Guily y Mafalda. .

Pero de pronto, el señor David empezó a tener problemas en el trabajo y llegaba tarde a casa a causa de tantas tareas. Su jefe le regañaba y a veces ni siquiera comía las 24 horas. Así es, esa era su vida.

Un día, David llegó del trabajo como siempre pero ahora no a las 18:00 hrs., tampoco a las 21:00 sino a la 01:00 am literalmente , su esposa lo estaba esperando , y al momento de irse a la cama la señora Jonson ósea Rajel le preguntó :

–¿Dónde estabas?
–En el banco, ya lo sabes.
–Del banco siempre llegabas a las 16:00 h a comer, después te ibas y regresabas a las 20:00 h más o menos ¿¡Qué pasa !?
–Nada, tengo trabajo mañana y tú igual, ya hay que dormir .

Pero nada era cierto. El señor David no trabajaba en el banco pero tampoco en cualquier lugar normal: era agente secreto. Llegaba tarde a casa, no por las tareas y tampoco por nada; lo único que sí era cierto es que su jefe le regañaba pues él era el comandante, el jefe de todos los soldados. Y es que el agente David (así lo llamaremos, ahora ya sabemos todo, así que no habrá problema) , tenía demasiado trabajo y poco tiempo, además ya no era muy joven; en unos meses cumpliría 48 años .

Un día se fue a una misión, regresó de noche o mejor dicho, de madrugada como siempre, pero ahora ni los niños se habían dormido, todos estaban llorando al rededor de Mafalda la gatita, acostada sin mover siquiera una garra; entonces el señor David preguntó :

¬–¿¡ Qué pasó con Mafalda !?
Sofía llorando y sufriendo dijo:
–Se ha ido, ¡ ya no esta !
–Mafalda se había ido, y lo peor solo había sido por comer un poco de mole.

En la madrugada el teléfono del agente David empezó a sonar, su esposa lo respondió pues ya no aguantaba el sonido y el agente no contestaba. Entonces Rajel dijo :

–Bueno.
–Buenas madrugadas agente, cambio y fuera .
–Perdón, ¿qué?–dijo Rajel.
–Agente, soy yo, el comandante… y otra cosa ¿qué pasa con su voz?
–Perdón ¿quién habla?
–¡Agente David, ¿qué pasa? Soy el comandante, lo espero en la central, tiene 20 minutos para llegar, ¿que espera?
• Aaaaaaam , si , si , ya voy .

Rajel despertó a David, muuuy enojada con él, y dijo:

–¿Qué esperas? El comandante te espera, tienes que estar en 20 minutos ahí para tu misión… AGENTE DAVID.
–Queeeeeé, ¿de qué hablas Rajel?
–Tú sabes perfectamente de lo que hablo.
–Oh no, me atrapaste… es que te iba hacer una fiesta sorpresa de aniversario, ¿lo recuerdas? Hoy es 8 de abril.
–Aaay , que tierno eres, ¿y en dónde es? , ¿y cuál es mi regalo?, ¿quiénes van?
–Pues lo tendrás que descubrir en unas horas .

Y así fue como el agente David salvo su trabajo, pero mintiendo a su propia familia. Entonces después de unas horas el agente David planeó todo lo que iba a hacer, consiguió una central falsa, le contó al comandante lo que había pasado y él enseguida actuó e hizo creer a la señora Jonson, que el era alguien que había ayudado al señor David para hacer esta fiesta sorpresa.

Al día siguiente, todo regresó a la normalidad, los niños fueron a la escuela y Rajel se fue al trabajo al igual que el agente David. Obviamente el comandante se puso como chancla al agente pues él era el protagonista de esta misión y fue el único que faltaba; pero todo se arregló, el agente David fue a más de dos misiones y si faltaba a estas sería despedido. Se tuvo que poner atento y estar al pendiente de lo que haría y a qué hora .

Como dije hace un rato , sería el cumpleaños del señor David, y cumpliría 48 años, pero justo ese día tenía trabajo, y ya saben siempre llegaba muy tarde, así que, aunque ya todo estaba planeado, fue de los únicos que faltaron ¡a su propio cumpleaños !

Ese día, el agente se despertó temprano y todavía nadie estaba despierto, entonces cuando las niños se levantaron para ver Chabelo y Rajel se despertó para desayunar, se espantaron de no ver a David. Era domingo y justo por eso hicieron el cumpleaños ese día, porque se suponía que David no trabajaría, pero gastaron mucho dinero para esta ocasión y no lo habrían de desperdiciar, así que aun así, hicieron esa increíble fiesta. Ya de noche todos se habían ido, pero todavía no llegaba el señor David. Los niños preocupados se quedaron sin cenar y Rajel le marcó muchas veces, pero no contestó por más que lo intentaron.

Como dijimos, el agente David solo fue a una misión, pero al día siguiente no estaba en su cama y tampoco en la casa; ¡seguía en su misión! Y no volvió por más días, semanas que pasaban, él no llegaba a casa. Su familia contactó a la policía para encontrarlo, pero nada.

Y es que adivinen que, él se había metido en otro problema, y cuál era, pues ahí les viene. En la misión del domingo el agente se fue a un lugar que no debía , (fue sin querer) y los malos lo atraparon y se lo llevaron. Él estaba muy preocupado y triste, estaban planeando matarlo y sí no se lo quedarían como esclavo hasta que muriera por vejez, por hambre o algo por el estilo. ¿Pero, que creen? Que después de todo lo que había pasado (la mayoría de los problemas por su culpa) el agente se rendiría tan fácilmente? Si dicen que no, están en lo correcto, no había tenido vida fácil y no creo que esto lo detuviera, pero bueno no entraremos en detalles, el punto es que no se rendiría, además si lo hacía moriría.

Unos días después, nadie encontraba al agente David su familia lloraba, los niños no iban a la escuela, ¡Rajel se había enfermado de tan triste y debilitada que estaba! La policía y los detectives pasaron muchos días buscando .

Mientras el agente buscaba como salir de ahí , los demás soldados le decían al comandante que estaba pasando.

En un momento, el agente David hizo todo lo indicado, con mucho trabajo y astucia, se deshizo de los malos y volvió a casa. Obviamente se tardó algunos días, pero bueno, ya se había liberado de todo ¿no?, además tenía agua y un poco de alimentos para el camino.

Una vez en la ciudad, David fue a la central para que todos los soldados y el comandante estuvieran tranquilos, cuando ya estuvieran seguros de que el agente estaba bien, él emprendió el camino a su hogar, y ya en la noche había llegado. Cuando su familia lo vio, se pusieron muy contentos y corrieron a abrazarlo.

Al siguiente día todos fueron a trabajar el agente David le tuvo que contar a su esposa lo qué pasó, y obviamente Rajel se enojó por mucho tiempo con él, pero después de un tiempo, entendió que trabajaba para hacer valer la ley y todo se arregló con el tiempo y la vida fue normal como siempre (o no tan normal…).

admin