Max y Tom

Por: EL Futbolista

Había una vez un niño que se llamaba Max. Él entrenaba fútbol porque de grande quería ser jugador profesional. Desde muy pequeño veía los partidos de fútbol de la Champions Leage y tenía el sueño de que algún día estaría jugando en ese lugar para el Barcelona, así que comenzó a prepararse desde muy pequeño.

Pasó el tiempo y logró convertirse en un gran jugador de fútbol. Aunque al principio no jugaba en un equipo reconocido internacionalmente, él seguía buscando su sueño sin rendirse, ya que eso lo hacía feliz.

Un día en la universidad, mientras jugaba un partido interescolar muy importante, había una persona que lo estaba observando desde las gradas. Max no se imaginaba que esa persona era el entrenador del Barcelona. Cuando terminó el partido el entrenador se acercó a Max y lo felicitó por tan buen partido, le dijo que le gustaría que asistiera a un partido de prueba para que pudieran verlo jugar todos los directivos del Barcelona.

Max asistió y tal como había dicho el entrenador, lo fueron a observar y todos estaban muy impresionados por su desempeño futbolístico, así que fue seleccionado para jugar con el Barcelona. Pasaron los años y Max se fue convirtiendo en el mejor futbolista del mundo. Logró jugar en la Champions Leage, y poco a poco veía como su sueño se iba haciendo realidad.

Un día, durante un enfrentamiento entre el Barcelona vs Real Madrid, Max, conoce a Tom, quien es el segundo mejor futbolista del mundo y juega para el Real Madrid. En este partido, después de algunos roces, Tom le comete una falta a Max, ambos se enojan y comienzan a pelear, por lo que el árbitro decide expulsarlos a los dos. A partir de ese momento nació su rivalidad, y en cada encuentro que tenían ni siquiera se volteaban a ver.

Tiempo después, el Barca decide comprar a Tom para que juegue en su equipo. A Max no le parece una gran idea por lo que se molesta. En los entrenamientos Max y Tom pelean constantemente y no juegan en equipo, lo cual afecta su desempeño en la cancha y comienzan a perder partidos, por lo que el entrenador les dice que tienen que jugar en equipo y llevarse bien o ninguno de los dos va a volver a jugar.

Max y Tom deciden que deben arreglar la situación porque no quieren dejar de jugar, por lo tanto platican, hablan de las cosas que les molestan y y llegan a un acuerdo, el cual consiste en que siempre arreglarán sus diferencias. Ellos se abrazan, se perdonan y se hacen amigos.

admin