Cherry, el gran gato valiente

Por: El gato Cherry

Había una vez un gato que se llamaba Cherry y era un ladrón. Un día en la noche fue a robar un banco y cuando estaba en eso, la policía pasó por ahí. Lo descubrieron y lo metieron a la cárcel. Cuando estaba en la cárcel pensó:
– ¿Para qué hay que robar?, ¡mejor hay que hacer bondades hacia los demás! Pasaron cinco años, lo sacaron de la cárcel y fue a su casa. Cherry regresó todo el dinero que había robado al banco. Todo el mundo comenzó a hacer amistad con él y luego se hizo cantante para ganar dinero en lugar de robar. -Siempre es mejor ganar el dinero con mucho esfuerzo que robar- pensó.
Cherry hizo una gran fiesta y todo el mundo bailaba y bailaba. De pronto llegó el gato malo y le dijo:
-¡Te estuve buscando por todo el mundo y quiero pelear contra ti!
Ambos desenvainaron sus espadas y empezaron la lucha. En esto llegó la policía y les preguntó:
-¿Quién comenzó la pelea?
El gato malo respondió:
– Fue Cherry -, pero éste a su vez acusó a su contrincante.
El policía gritó:
-¡Basta!, los dos irán conmigo a la comisaría y también vendrá otro gato que haya estado en la pelea como testigo.
En el juicio, el testigo desmintió al gato malo y tuvo que ser ingresado a la clase de los gatos que deben aprender a portarse bien. Después la fiesta siguió y la felicidad de Cherry y sus amigos fue muy duradera por haber salido victorioso de aquel problema. La vida de Cherry fue de gran inspiración para muchos que tenían problemas, pues nos enseña con su ejemplo que nunca hay que rendirnos: comportarse como el gato malo trae consecuencias muy desagradables, pero ser honestos y honrados trae muchas recompensas buenas. Al final el gato malo aprendió a convivir y a hacer bondades hacia los demás.

admin