Punto y coma

Por: Cry baby

Otro día en Rosewood, la sociedad perfecta, la “utopía” de este mundo…
No se por qué algo no me parece, ¿soy yo? ¿Estoy enfermo?
Al parecer sí, me diagnosticaron depresión, es complicado ya que después de que las palabras “tiempo y espacio” ya no tienen sentido en este lugar no sé cuándo tomar mis medicamentos y si se preguntan de qué estoy hablando tal vez todavía existen los días, las horas y los segundos ¿Los relojes aún se mueven? Estoy confundido no se si deba tomarme los medicamentos, por alguna razón tengo un mal presentimiento, ¿por qué debería guardar mi “padecimiento” en secreto?
Estaba perdido en mis pensamientos hasta que escuché un grito.
-¡¡Lawrence!!, gritó Abby desde el otro lado de la cafetería, se acercó y volvió a gritar:
-¡Lawrence! Creo que me saqué diez en el examen
-Como siempre, Dan murmuró sarcásticamente
-Cállate Dan, igual todos siempre sacamos arriba de nueve -le contestó Abby
-Esa es una de las razones por las que me gusta vivir aquí, sociedad perfecta es igual a calificaciones perfectas -dijo Dan.
Todos se ríen, Abby se sentó junto a Dan y yo me quedé del otro lado, volví a perderme en mis pensamientos, pasaron unos veinte minutos, Abby y Dan seguían platicando pero yo interrumpí y pregunté.
-¿Cuántos años tenemos? ¿Alguien se acuerda de su pasado?
-Shhhhhh, que no te vayan a escuchar sabes que tenemos prohibido hablar sobre ese tema dijo Abby .
-Sí cállate, nos vas a meter en problemas, Lawrence.
-Pero ahora que preguntas, no recuerdo nada… sólo recuerdo haber despertado en un cuarto junto a ti y a Dan.
Sonó el timbre de salida y cada quien se fue a casa con su “familia”, por decirlo así, ya que cuando llegué aquí me asignaron una pareja de hogar, una persona que comparte los mismos gustos e intereses que tú, ella se llama Jiro, y cada vez me he estado enamorando más de ella, es la única que me comprende en este pueblo, no me imagino una vida sin ella, Jiro, Abby y Dan son lo único bueno que me ha pasado desde que llegué aquí.
Llegué a casa, Jiro estaba sentada en el sillón con una cobija viendo una película de terror, aventé mis cosas hacia la cocina y me fui a sentar con ella, se veía muy asustada así que le di un beso en la mejilla y un abrazo, ella me abrazó de regreso y me dijo al oído:
-Por Favor nunca me dejes.
Yo conteste:
-Nunca voy a dejarte… lo prometo
Aunque yo no sabía que el destino tenía otros planes.
Estuvimos toda la noche, o tal vez fueron unos segundos, cocinando juntos, viendo películas y hablando sobre música, hasta que decidimos ir a dormir, en ese momento mis medicamentos habían desaparecido pero no le di mucha importancia así que me fui a dormir junto a Jiro.
Dormí como nunca, me sentía tan cómodo, no quería abrir los ojos ni pararme de la cama pero un sonido repetitivo me despertó, abrí lentamente los ojos y vi un reloj, ¿se estaba moviendo? ¿POR QUÉ SE ESTÁ MOVIENDO? Me paré rápidamente de la cama, estaba conectado a todos estos cables, empecé a arrancarlos, salí corriendo del cuarto y empecé a buscar a Jiro, toda la gente se me quedaba viendo como si hubieran visto un fantasma, todos los relojes se movían, nada más podía escuchar el tiempo pasar, se nubló mi vista y me desmayé en medio del pasillo, sólo escuchaba ambulancias.
Abrí los ojos vi a mi mamá llorando también estaba mi papá y mis hermanas me paré asustado les pregunté qué había pasado y dónde estaba.
Ellos me contestaron que estaba en el hospital, había estado en coma por tres años, me dijeron que tuve un accidente, fui atropellado por un camión mientras estaba en bicicleta yendo a la escuela, todos me abrazaron pero yo seguía pensando en Rosewood ¿En realidad tuve una vida allá? Después de una semana me dieron de alta, el tiempo es más rápido de lo que recuerdo, la noche que llegué a casa me llevaron a mi habitación, todo estaba igual a como lo recordaba, estaba exhausto solo quería ir a acostarme y dormir pero por alguna extraña razón cada vez que intentaba cerrar los ojos solo podía imaginar a Jiro, Abby y Dan pidiéndome ayuda, según mi psicólogo eran sueños que tuve mientras estaba en coma pero yo lo sentía muy real, así que decidí ponerme a investigar ¿Qué podía perder?
Me senté en el escritorio, prendí la computadora y fui a checar la hora, eran las tres de la mañana. Primero busque Rosewood, un resultado, le di click, pueblo fantasma, personas que despiertan del coma dicen haber estado en un pueblo llamado Rosewood, personas que despiertan afirman haber tenido depresión y más resultados como este me pusieron nervioso… Yo tenía depresión, yo vivía en Rosewood yo… desperté, empecé a buscar los nombres de mis amigos ¿SIN RESULTADOS?, ¡SIN RESULTADOS! Hasta que busqué a Jiro, un resultado, joven queda en coma después de intento de suicidio, tras ver las fotos del caso me di cuenta que era ella, Jiro estaba en este mundo, no fue un sueño, al final de la página web había una nota “9 de agosto 2016 (Tokyo, Japón)” Tenía que ir tras ella, le prometí que no la dejaría sin importar que compré un boleto a Tokio lo más pronto posible.
La mañana siguiente fui a recoger los boletos, el avión salía el día de mañana a las 6:00 am.
Llegué a mi casa y les conté a mis papás la situación, ellos lo entendieron y me dejaron hacer el viaje aunque mi padre no se veía muy contento con la idea pero eso no me iba a detener, me pasé toda el día restante empacando, le marqué a los padres de Jiro pidiendo permiso para ir a visitarla, ellos dijeron que sí.
Pedí un taxi al aeropuerto, me senté en los incómodos asientos y traté de dormir en el camino ya que eran las 4:00 de la mañana pero entre más trataba más pensaba en Jiro, me mantuve despierto todo el camino, llegamos al aeropuerto bajé mi única maleta y me despedí del conductor entre, dejé las maletas y aún faltaban unas horas para abordar así que fui a comer algo, no habían muchas opciones así que terminé comprando un sándwich, me fui a sentar a la sala de espera y me puse mis audífonos escuché dos o tres canciones hasta que la aeromoza aviso que ya podíamos abordar, entré al avión buscando mi asiento, me senté, los dos asientos junto a mi estaban vacíos lo que me pareció raro ya que el avión estaba lleno, las primeras horas pude quedarme dormido hasta que un horrible sueño me despertó, lo que sobró del vuelo escuché música.
El piloto dio el anuncio sobre el descenso, estaba muy nervioso, cuando llegara al hospital a ver a Jiro qué es lo que voy a hacer para estar con ella, después de todo ella sigue en coma.
Bajé del avión, tomé mi maleta y pedí un taxi, mientras me llevaba al hospital podía ver la increíble ciudad en la que estaba, todo era tan moderno y estaba lleno de anime, me encanta el anime pero no podía distraerme ahora.
Baje del taxi corriendo, ni siquiera tomé mi maleta, pregunté por la habitación de Jiro las enfermeras me presentaron a sus papás y me indicaron el camino a su cuarto, entré cuidadosamente y fue cuando mis ojos ya no pudieron más y comencé a llorar me sentía tan solo sin ella, no podía respirar, ella estaba en coma y no podía hacer nada al respecto, yo solo quería despertarla…
Pasaron unos días, siempre pasaba a visitarla y a preguntarle a los doctores cómo estaba Jiro, pero ellos siempre me contestaban lo mismo, está estable. Solo salía del hospital para comer, la comida japonesa es más extraña de lo que pensaba, así que compré muchas sopas instantáneas de microondas para la próxima semana.
Regresé al hotel, estaba exhausto, estos días han estado muy intensos, mi cabeza no me ha parado de doler desde que vi a Jiro por primera vez en el hospital, me recosté en la cama tome mi celular y le escribí a mis padres que todo estaba bien y que ya iba a comprar el boleto de regreso para el siguiente lunes 8 de octubre, pero mientras escribía el mensaje, me llegó otro mensaje, automáticamente me metí al chat para ver de qué persona se trataba, era de un número desconocido y decía
-Si quiere volver a Rosewood conteste con su nombre y la fecha de su accidente.
Yo desesperadamente y sin pensarlo respondí ya que no aguantaba un minuto más sin Jiro, el número respondió de inmediato diciendo
-4 de octubre
¿La fecha de mañana? Tras leer este mensaje aventé mi celular, ya que esto no me podía regresar con Jiro, cerré mis ojos y me quedé dormido.
Sonó la alarma, me paré corriendo a vestir y desayuné una sopa instantánea, salí del hotel y me subí a un taxi, llegué al hospital entre al cuarto de Jiro, pero ella ya no estaba, fui a preguntar a las enfermeras donde estaba, ninguna de ellas respondió, me estaba poniendo muy nervioso pero un médico se me acercó y me dijo que ella fue transferida a otra habitación porque sus padres. No querían que yo la siguiera viendo, yo con el corazón destrozado me quedé sin fuerzas y caí al piso, empecé a llorar hasta que mi cerebro tuvo una idea, podía volver a ver a Jiro, solo necesito estar en coma, salí corriendo del hospital a la calle vi un camión a distancia iba lo suficientemente rápido para matarme pero no me importo y me puse enfrente de él.
Desperté.

admin