Recuerdos perdidos

Por: G.H.

Todo cambiaría a partir de ese preciso momento, oía sirenas de ambulancia cada vez más cerca, no sabía qué estaba pasando. No me podía mover, quería ver a mi alrededor pero no tenía las fuerzas suficientes para hacerlo, sólo oía gritos de desesperación, la gente gritando. Sentía muchas miradas hacia mí me veían raro como si estuvieran viendo a un muerto. Sigo sin entender qué pasa. Llegó la paramédica me empezaron a preguntar cosas pero no me acuerdo de nada, no podía responder estoy desesperada no se quien soy o en donde estoy solo sé que me quiero acordar qué me pasó, con quién estaba y por qué estaba en ese lugar.
Me subieron a la ambulancia, me acuerdo que la paramédica tenía una cara de preocupación que me asusto. Cuando llegué al hospital el doctor de emergencias dijo:
-Hola Alexandra soy Jacobo, hoy voy a ser tu doctor-.
No entiendo por qué me dice Alexandra o por qué sabe mi nombre si ni yo misma lo sé. Creo que estoy teniendo un ataque de pánico, no puedo respirar, todo el aire que tenía desapareció, empecé a temblar como si estuviera en un iceberg, comencé a sudar mucho, los escalofríos en mi cuerpo no paran, estoy muy mareada y por ver la cara de los doctores me preocupo. Tal vez lo están escondiendo muy bien, pero esa expresión en sus caras se me hace conocida de algún lado y algo me dice que no es nada buena, mi doctor llegó y dijo:
Prepárense para llevarla al quirófano, tiene un tumor muy grande y si no se lo quitamos ¡YA! puede llegar a perder toda su memoria.
Sí, estoy nerviosa por lo que oí, el doctor pensó que no lo estaba oyendo porque ellos estaban afuera del cuarto, pero creo que tengo un muy buen oído. Me explicaron que tenía un tumor y que me lo tenían que quitar en ese momento, sino habrían consecuencias graves.
Me llevaron al quirófano la operación duró mucho, pero por lo que parece salió
bien. Y como bien dije: Todo cambió a partir de ese momento donde muchos de mis recuerdos desaparecieron, aunque en la operación otros se recuperaron, algunos no regresaron y nunca regresaran.

admin