Alucinaciones

Por: NA

Era un niño solo y sin tantos amigos, todas las mañanas iba a la granja de sus padres a alimentar a las gallinas, vacas, cabras y demás. Luego de allí se iba en su bicicleta a la escuela. por las tardes leía su libro favorito una y otra vez, “las voces del hoyo.”
Miércoles trece por la mañana el niño, Tom, salió a alimentar a los animales de la granja como siempre y notó algo inusual en el corral de las siete gallinas: era un punto negro al lado derecho de la madera vieja y gastada del gallinero, sólo un profundo y angosto punto negro. Tom no le dio mucha importancia y se fue alejando poco a poco de la granja en su bici. Días después el hoyo se iba agrandando cada vez más y a Tom ya le generó más interés a este fenómeno que iba ocurriendo, mientras más se acercaba Tom al hoyo menos ruido escuchaba de los sonidos de los animales. En el hoyo se escuchaba la voz de una persona diciendo “Toom, Toom” así una y otra vez. El niño agarró la pala que estaba recargada a un lado de las vacas y empezó a pegarle al hoyo hasta que se hizo muy grande, el hoyo ya estaba lo bastante grande para que que Tom se pudiese meter allí adentro. El niño fue metiéndose cada vez más, era un pasadizo angosto y a los lados del mismo habían unas velas que se veían muy viejas. Cuando Tom recorrió un largo camino encontró un salón blanco y se metió dentro de él, en el salón se escuchaba mucho eco y Tom seguía escuchando esas voces intimidantes. Un tiempo después se dio cuenta de que no sólo decían eso sino tambien: “ sigue el camino de estrellas…”, Tom muy confundido se salió del salón y vio unas estrellas a lo lejos como a su altura. Al final se topó con una puerta, la abrió y se encontraba un mundo lleno de color, flora y fauna.Tom disfrutaba de la vista hasta que una mariposa le dijo: “Tú, tú eres el elegido para salvarnos y sacarnos de este confuso lugar”. Tom hizo un gesto muy extraño y contestó: “¿Este lugar? es muy hermoso ¿por qué querrían salir de aquí?” y la mariposa respondió: “este lugar es una mentira, nos tienen encerrados aquí dentro y para sacarnos de aquí lo único que tienes que hacer es demostrar que eres fiel haciendo un ritual: debes cortarte las muñecas para demostrarlo”. El niño muy asustado aceptó y ese mismo día por la noche realizó el ritual y poco a poco Tom se iba cortando. “¡Tom! ¿qué has hecho?” exclamó una dulce voz, era la voz de su madre. Gritaba al darse cuenta de que Tom se encontraba dentro del corral junto a las siete gallinas, muerto, desangrado con una navaja a su lado.

admin