Cuando todo Temblaba

Por: Fernando Pardo

Todo cambiará a partir de ese momento, porque yo estaba al filo de la muerte, se derrumbaba el edificio, las paredes se desmoronaban, todo estaba en llamas no existía manera de salvarse, el techo empezaba a desmoronarse, apenas veía la luz, en ese instante sentí un sentimiento que nunca había percibido, algo extraño y nuevo sentía que no tuve la capacidad de aprovechar el tiempo, tenía un presentimiento que no le había exprimido el jugo a cada día.

Cerré los ojos y solo pensaba en salir de este infierno es lo único que le daba vueltas a mi cabeza aunque por un momento me llegó el sentimiento anterior, escuchaba una vocecita que me decía “ no aprovechaste la vida, y ya es muy tarde para hacerlo”, trataba de escapar, entré en la primer puerta que vi pero todo el cuarto estaba quemado, ingrese a otra puerta la cual su aula estaba en un buen estado, me senté, cerré los ojos y pensé ¿ cómo voy a salir?

En algún momento se me ocurrió saltar por la ventana, pero sentí que tenía más esperanzas de vivir si trataba de escapar, bajé un par de pisos y era lo mismo por todas partes, llamas, escombros, polvo y humanos muertos, en ese instante ilusione que yo era uno de ellos. Cerré los ojos y me tranquilice, traté de sentir paz y k

tranquilidad, por última vez trataba de calmarme y aguantar la crisis, aunque no lo logré ya que sentía que todo se movía intensamente, abrí una puerta para escapar pero en el instante que la abrí se bloquio por un cuadro de un estilo muy clásico y tradicionalista, el cuadro tenía un tamaño alrededor de 3 metros de altura y 4 metros de ancho y si no mal recuerdo el cuadro era de Picazo, nunca se me van a olvidar esos cuadros y círculos que conformaban el cuadro, percibí que esos malditos y diabólicos círculos fueron mi última esperanza y así fue, al cerrar la puerta rápidamente el techo se empezó a desmoronar y por ende me atrapó en el piso, en ese instante solo me sentía orgulloso y agradecido por haber vivido una hermosa y gloriosa vida.

admin