Un viaje inesperado

Por: MCA

Un día, el 28 de febrero para ser exactos, se supone que nos íbamos a ir de viaje a Huatulco, yo tenía diez años.
Llegamos al aeropuerto y caminamos a la sala para abordar el avión. Pero en el letrero decía que el destino era Miami. Nos subimos al avión con mi hermano mi papá y mi mamá. Yo no entendía lo que estaba pasando. Hicimos cuatro horas de camino a Miami. Mi papá me dijo que íbamos a hacer escala en Miami y que luego nos íbamos a ir en coche a Huatulco. Pero a mí se me hizo raro porque Huatulco está en México. Se supone que sólo eran tres días en el hotel. Esos tres días fueron increíbles, después se acabaron y ya era un viernes y le rogamos a mi papá y a mi mamá que nos podemos quedemos otro día más y nos dijeron que sí. Pasó el último día y ya íbamos y mi papá dijo prepárense para hacer cuatro horas de camino.
De pronto mi papá se paró en donde rentas los coches y yo le pregunté qué estaba haciendo y me contestó que bajemos las maletas porque íbamos a a tomar un taxi porque había rentado otro coche en otro sitio. Subimos al taxi y se destuvo en un muelle donde estaban varados los barcos, yo estaba confundida. Mi papá nos tenía una gran sorpresa y nos a subimos al barco que se llamaba “Harmony of the seas”. ¡Resulta que el viaje era un barco y no Huatulco!
Habían tres toboganes súper padres, los cuatro nos subimos a los toboganes. El barco también tenía otro tobogán que te echabas con un costal y tenía luces de muchos colores diferentes, también habián muros para escalar y shows de agua de patinaje en hielo increíbles.Fueron diez días los que nos quedamos en el barco y también bajamos a cuatro islas como: Jamaica, Haití, Honduras y Cozumel. La comida del barco era deliciosa y se acabó el viaje y regresamos a México.
¡Fueron las mejores vacaciones sorpresa!

admin