El sueño nunca pensado

Por: Perro caliente

Pasaron 2 semanas y volvió a suceder, mi sueño, cuando vi la vida pasada de mis papás ya que murieron después de que yo naciera. Después me adoptó mi tía Rogeliana que nunca me ponía atención. Cada vez que soñaba oía una voz que me llamaba “¡ Micaelo ! ¡ Micaelo! ¿Quieres saber que le pasó a tus padres?” y me seguía llamando pero no sabía que decir.

Al día siguiente le quise contar a mi tía pero como siempre me ignoraba y nunca me ponía atención entonces no sabía a quien decirle. Iba de camino a la escuela y empecé a escuchar otra vez esa voz y me di cuenta que ya no era un sueño, le respondí que si quiero saber y de nada desaparecí…
Llegué al pasado, la voz me dijo encuentra tus papás y verás que les pasó, entonces yo empecé a buscar a mis papás. Como mi tía me había contado muchas cosas sobre mis papás pensé en que lugar podrían estar, y había un lugar donde ellos se conocieron que era en la fuente de Polotocola. Entonces fui a ese lugar y de la nada vi a mis papás pero no se cómo los reconocí, porque yo no los conocía, fue como si un juego del destino quisiera que yo me sintiera perdida. De pronto, un ruido me dio el conocimiento de que eran ellos. Me fui acercando y sentí una sensación muy rara, cuando llegué a ellos y los dije “hola”, de la nada perdí la conciencia, llegó un señor y me dijo “Cuídate de esos señores” y me quedé pensando. Entonces volví a la fuente y observé que cada persona que se acercaba a ellos, perdía la conciencia. Me acerqué a un señor y le dije “son mis padres, ¿cómo me puedo acercar a ellos sin perder la conciencia?” Y me dijo “habla con ellos, pero debes hablar con una voz ruda porque si no, te matarán”, tenía miedo pero si no me acercaba no sabría nada. Fui caminando, me acerqué y dije “¡Papá y mamá, soy yo, Micaelo, quiero saber sobre ustedes y su vida ya que no los pude conocer!”, me dijeron “Seguro que quieres saber porque esto te puede causar cosas que nunca te imaginarás”, y dije “sí, quiero saber”. Me empezaron a contar y mi cuerpo se empezó a poner transparente y no sabía lo que estaba pasando, y les dije “Paren” y me respondieron “¡Cuando empezamos a contar nuestra historia, nunca pararemos hasta llegar al final, no importa lo que te pase!”, siguieron y siguieron y llegó un momento en que me veía gris y no sabía qué hacer, y terminando la historia de mis padres me quedé atorado con ellos hasta que me torturaron.

admin