¿Exterminados por la inquisición?

Por: Micro-chip

Caras aterradas y corazones rotos,
¿a quién acudir?
en su contra estaban todos.
Las hogueras en las plazas queman
un pasado de amistad olvidado.

Espadas puntiagudas que amenazan,
una religión que a abandonar es obligada,
corazones que gritan
aunque las bocas permanecen cerradas.
Se aferran a su D-os,
no temen su aniquilación.

Shemá Israel se escucha,
mientras al Creador entregan sus almas.
Venciendo burlas y humillaciones,
un legado nos dejaban:
«Podrán acabar con nuestros cuerpos,
pero nunca con nuestra alma».

admin