Sueños

Por: Nieve

Cuando sueño, al dormir, imagino cosas inimaginables,
cosas que siento de otro mundo,
cosas increíbles, memorables,
cosas inolvidables difíciles de recordar,
cosas como poder volar.
Son cosas ficticias, cosas irreales,
quisiera que no lo fueran,
desearía que ahora no me despertaran,
quisiera seguir durmiendo, soñando,
y sentir los sentimientos intensamente,
no hay risa, sino carcajada; no hay querer sino amar,
todo lo crea mi cerebro por arte de magia,
pero imaginar no es lo mismo en la realidad.

En la realidad voy de aquí para allá,
sin tener tiempo de parar y ponerme a pensar,
sí, también en la realidad sueños habrá,
pero si al dormir vemos la realidad a través de un espejo sin enderezar,
también los sueños se deberían reflejar,
así que sí hay sueños en la realidad,
diferentes pero paralelos,
querer sentir el viento al volar,
querer libertad, independencia, espiritualidad,
y eso es soñar: libertad.

No sólo sueño de noche, sueño todavía más de día,
sueño todo el tiempo, cada día,
pero no sueño como al dormir,
porque cuando sueño de día,
no voy a mentir, mis sueños son reales,
mis sueños son posibles,
son algo que en serio quiero,
y cuando pienso en eso siento intensamente,
querer se vuelve amar,
son aspiraciones que terminan siendo reales,
y por eso no son verdaderamente sueños,
sino hechos que pasan;
cuando anhelo algo, nadie me lo quita, no importa lo que haga.
Así que iré por ello,
y cuando lo consiga, jamás dejaré de celebrarlo,
aprovecho cada día para volar más alto,
el miedo es literalmente como una jaula imaginaria para un ave,
un ave que perfectamente podría volar,
solo necesita creerlo,
creer que sí puede,
y yo sí lo creo.

admin