Entonces no

Por: Valkiria

Entonces no,
no soy feliz,
ni siquiera soy real
como para ser feliz.

¿Quién es feliz en este mundo?
Vemos en los centros comerciales
gente enajenada
que se ha puesto en lo ajeno,
completamente desorientada y despistada,
buscando refugiarse y perder su identidad
en lo anónimo…

Los grandes almacenes son un refugio
en donde la gente se olvida de sí misma
y se aleja cada vez más de su esencia.

En esa ilusión en la que todos nos metemos a consumir lo que sea,
nadie encuentra verdadera paz ni felicidad.
La sociedad de consumo nos obliga a consumir
y solamente eso.
Finalmente terminamos consumiéndonos a nosotros mismos
en un interminable espiral de productos que satisfacen al cuerpo,
pero no sacian nuestras almas.

La única felicidad posible
es que el hombre se reencuentre a sí mismo,
vinculándose respetuosamente con otros de su especie.
La felicidad consiste en buscar el bien propio y el ajeno,
en no hacer lo que no te gusta que te hagan,
en alejarse del mal y prosperar el bien,
en buscar la paz y perseguirla.

Únicamente puede ser feliz,
aquel que desarrolla su espíritu humano
y busca siempre hacer algo positivo,
que siempre persigue las cosas benéficas,
disimulando los defectos de los demás.

El que se abstiene de los placeres y el consumo irracional,
el hombre que vive en la austeridad y la abstinencia,
ese es el verdaderamente feliz.
Los demás son sombras y simulacros de hombres.
Pero no personas y mucho menos felices.

admin