La ciudad basura

Por: Timoty Excélsior

Golgi, un niño reservado y asustadizo tenía una gran imaginación. Cada noche soñaba con cosas que deseaba, cosas como un dragón, una novia o una mansión, pero lo que más deseaba era que Ciudad Azafrán estuviera limpia y libre de contaminación.

Ciudad Azafrán era el hogar de 17 millones de personas que lamentablemente no se preocupaban por el medio ambiente, lo que provocaba un mal olor constante y basura por doquier.
Un día Golgi decidió hacer una campaña publicitaria para lograr que las personas entiendieran lo importante que es cuidar y proteger el medio ambiente. Le pidió ayudar a sus profesores, pero no le hicieron caso; luego fue con su mejor amigo, quien le dijo que era mala idea ya que había mejores cosas que hacer en la vida; por último fue con sus papás quienes le dijeron que no podían cambiar lo que ya estaba hecho y ahí fue cuando Golgi se dio cuenta de que lo tendría que intentar el solo.
Golgi le pidió a su mamá que le comprara una cámara para empezar a grabar la campaña. Cierto día, después de muchas horas de trabajo Golgi conoció a Lorenzo, un chico que sabía mucho sobre edición, Golgi le contó su proyecto y él decidió ayudarlo hasta que publicó el video.
El video causó poco impacto entre la gente, sin embargo antes de que Golgi se sintiera vencido un hombre mayor se ofreció a ayudarlo. Largos años pasaron para que lograran un cambio.
La gente estuvo muy agradecida por el esfuerzo que había hecho Golgi para que todo esto fuera posible. El gobernador de Ciudad Azafrán organizó para Golfi
una ceremonia para reconocer su esfuerzo y, al mismo tiempo, entregarle un premio que en cuanto lo recibió afirmó: “Este premio no es mío, es de todos los que apoyaron mis ideales y me ayudaron desde el comienzo” y todos recordaron a Golgi como el héroe que mejoró la vida de todos.

admin