Incertidumbre

Por: Áureo ángel

El hombre, ese ser al que le tocó defender su origen masculino,
su virilidad,
su porte,
su saber estar,
ese hombre se encuentra hoy más perdido que nunca.

No hay referentes,
ha de basarse en lo que conoce de sus antepasados,
y esas lecciones han quedado
obsoletas,
caducas
y rancias.

Desorientado y confuso,
pues por fin puede demostrar
sus sentimientos,
sus inseguridades,
sus contratiempos.

Ha de seguir mostrándose
fuerte,
decidido,
seguro.

Ahora siente dar un paso hacia delante en el progreso,
pero que éste se tambalea,
no hay referentes
ni pilares
que indiquen que va por buen camino.

Sabe que el cambio era necesario,
el progreso lo indica.

Debe modificar las conductas obsoletas,
siempre para mejorar,
pero pide paciencia.

Aún no sabe
cuándo debe reír
y cuándo llorar,
cuándo puede hablar de sus sentimientos e inseguridades

y cuándo mostrarse fuerte.
Habla cuando le toca callar,
se siente indefenso,
inseguro,
con quejas existenciales
y no sabe con quién hablar.

admin