Un mundo lleno de magia

Por: AJ

Diego es un niño que lametablemente tiene cáncer de tráquea por lo que tiene que vivir en el Hospital de niños de Boston. Todos los días sueña con un mundo lleno de magia. Un mundo con árboles enormes cuyos follajes protejan a los hombres, plantas con flores de todos los colores, hadas que acompañan a los niños en sus sueños, amigos inseparables, música que calma el alma y sobre todo magia.

Había días malos en los que los médicos se esforzaban y entraban a la habitación la habitación de Diego con disfraces de todo tipo con el único propósito de sacarle una sonrisa a aquel niño, pero todo era inútil. Lo único que hacía que él se sintiera mejor era poder ver las estrellas en la noche porque imaginaba que dentro de cada estrella existía un mundo con nuevas y maravillosas oportunidades para todos.
La enfermedad avanzaba, los médicos ya habían tratado de todo, pero nada servía, no existía remedio para la enfermedad, pero tampoco para la tristeza que invadía a Diego.
Un Diego estaba comiendo en su cama de hospital y vio caminar por el pasillo a una niña de la cual se enamoró de inmediato. En cuanto entró la enfermera por la charola él le preguntó si sabía quién era esa niña y si sabía su nombre. La enfermera le dijo que se llamaba Camila.
Debido a la debilidad que acompañaba la vida de Diego tenía prohibido caminar solo, pero eso no le importó porque ese mismo día que vio a Camila planeó levantarse en la noche para ir a buscarla. Se levantó a eso de las 11 de la noche, pero vio que dos enfermeras estaban afuera de su cuarto y decidió regresar dos horas después.
En el segundo intento tuvo suerte. Cuando llegó a la puerta tocó y cuál fue su sorpresa al ver que ella abría la puerta. Como Camila no conocía a Diego se asustó al ver a aquel niño ahí parado, en plena mitad del pasillo, así que lo único que se le ocurrió fue azotar la puerta. Después de unos segundos volvió a abrir la puerta y al ver la mirada soñadora de Diego lo dejó entrar.
Él estaba muy nervioso, entró, se sentó en la orilla de la cama y se presentó con Camila. Le contó que la había visto pasar y que quería que fueran amigos. Se quedaron platicando horas hasta que el sueño los venció.
Al día siguiente la enfermera de Diego entró al cuarto y al no verlo en su cama se asustó. Mientras se dirigía hacia la central de enfermeras vio que Diego estaba en el cuarto de Camila y se sorprendió más cuando vio que ahora la que faltaba era Camila. La enfermera dio la vuelta para buscar a Camila quien estaba corriendo con los brazos simulando alas, jugaba a planear y empezó a seguirla, le gritaba con el afán de llevarla a su cuarto, pero ella no hacía caso.
Sin saber cómo ni cuándo perdió de vista a Camila. Se dirigió a las cámaras de vigilancia y una lágrima asomó a su mejilla cuando vio en la cámara 43 que Camila estaba muerta en los brazos de Diego. Corrió lo más que pudo, sin embargo nada pudo hacer, a Camila ya le habían arrebatado la vida.
Diego ha vivido desde ese día entre sueños en los que vuela a grandes alturas junto a Camila.

admin