Una pequeña distracción

Por: Distracciones

Yo solo era unos pedazos de madera
tirados y abandonados en el ático,
mis piezas habían pasado por otras manos
pero nunca como tus bellas manos.

Yo empecé siendo una distracción para ti
y nunca pensaste que sería una gran parte en tu ser,
estuve contigo hasta el fin.

Unos pedazos de madera
y unos cuantos tornillos comencé siendo
y un detenedor de libros acabé siendo.

Yo sigo aquí…
contando lo que te sucedió
explicando cómo te hice feliz
conforme me tuviste a mí.

Algún día no podré cumplir con mi función
de sostener unos cuantos libros
pero me iré tranquilo al pensar
que fuiste feliz, mi niño ejemplar.

admin