En voz alta

Por: D.C

Saboreo tu presencia:
Empieza dulce
Y acaba amarga.
Me ahogo en tu ausencia:
Lo pasado quedó en el pasado.

Me acuesto solo en la cama,
No me sorprende honestamente
implorarte que regreses
y, por qué no, que me extrañes eventualmente.

Dices demasiado
Y aun así, no es suficiente.
Sigo las reglas de tu juego
aunque tú no estás presente .

Comiendo de la mano
Que no tiene alimento:
así surco mares
y voy volando cielos
hasta que al fin quedes contento.

admin