Un sólo día

Por: Collar

Un sólo día basta para que el sol salga, un sólo día basta para que tu mirada caliente mi alma. Cuando sea el anochecer me acostaré pensando en ti, me levantaré cerca de la ventana mirando el cielo hermoso, así como lo eres tú.

Saldré a buscarte y espero encontrarte, te buscaré debajo del agua si es necesario, buscaré debajo de las piedras, eres la única por quien lo podría hacer.
Te busqué día y noche no te he podido encontrar, un sólo día ha pasado y ya estoy cansado, no apareces ni por aquí ni por allá.
Me llegan muchos mensajes, pero ninguno tuyo, no sé dónde buscar, voy preguntando en cada puerta, a gente al azar y nadie te ha visto.
Desesperado grito tu nombre, de verdad te extraño, regresa.
En tan sólo un día es nuestro aniversario y no apareces, espero recibir aunque sea una señal anónima de tu parte.
Si te encontrara, ni un sólo día me alejaría, ni un momento. Si todavía estuvieras a mi lado te diría lo hermosa que eres una y otra vez, hasta que mi voz cesara si es posible.
Regresa, te extraño, cada vez que oigo una melodía que me remite a ti, desfallezco, me deshago en lágrimas. Tan sólo me calma meterme a bañar y sentir el agua, me relajo pensando en que estás a mi lado; me salgo y me tiro a la cama a dormir y sueño que estás ahí conmigo, sueño contigo cada vez que duermo, cada instante que cierro los ojos.
Me preparo para irme a trabajar, desvarío y segundos después empiezo a imaginar que estás frente a mí, empiezo hablar con la nada y la gente a mi alrededor me pregunta si estoy bien, contesto que sí, pero en verdad no lo estoy, no lo estoy porque te extraño.
Ha pasado mucho tiempo y no te he podido olvidar, durante este tiempo no he recibido señales tuyas, ni una mirada, ni una llamada, ni una carta; nada, no sé qué hacer, pido ayuda y nadie me sabe responder.
Llego a mi casa, subo a mi cuarto, tomo el teléfono, marco tu número, la línea está muerta. Cierro los ojos, aprieto los puños, me seco las lágrimas y bajo las escaleras; ahí estás, firme, intangible, serena, hermosa; corro a abrazarte, te estrujo entre mis brazos y susurro a tu oído, “en un sólo día te encontré”.

admin