El arte del deporte

Por: Lebron James

Había una vez un niño llamado Henry que le apasionaba jugar baloncesto, pero digamos que no era el mejor estudiante, bueno más bien era el peor estudiante. Henry por más que se esforzaba en la escuela sacaba pésimas calificaciones, y claro, sus padres no les gustaba nada las calificaciones de Henry, lo regañaban día y noche, 24/7, pero claro eso no servía de nada, más bien lo atrasaron ya que Henry en vez de inspirarse se frustraba y recaia. Pero lo peor no se ha visto todavía.

Un día por la tarde Henry llegó al gimnasio donde entrenaba baloncesto y vio a su entrenador triste como la muerte. Henry se acercó y el entrenador dijo Henry tenemos que hablar. Henry sabía que no era una buena noticia. Pero nunca se imaginó lo que le iba a decir el entrenador.
Entrenador – tenemos que hablar Henry, ven a mi oficina.
Henry – ¿Qué tan mala es la noticia?
Entrenador- No es muy buena pero mejor te la digo ahora que después.
Henry- Si tu lo dices .
entrenador- Antes que todo quiero que sepas que esta es una decisión de la escuela, no mía y que yo voy a estar igual de triste que tu. La escuela me ha dicho que no podrás jugar baloncesto dentro de la escuela mientras nos subas tus calificaciones.
Henry- Pero el baloncesto es todo para m,i aparte soy el mejor del equipo.
Entrenador- como lo dije estoy igual de triste que tu y no es decisión mía.
Henry- si lo entiendo.
Después de la plática con el entrenador Henry se fue a su casa deprimido y llorando todo el día. Cuando lo contó a sus padres, le dijeron que ellos ya estaban al tanto y que están de acuerdo. Esto lo empeoro todo. Henry se fue corriendo a su cuarto y azotó la puerta. Esa noche Henry fue golpeado por un tren. Fue trasladado al hospital,Los doctores decían que fue un milagro de dios. Una semana después Henrry salió del hospital, el sentia mareos intensos, pero no le dijo a nadie.
El día siguiente fue a la escuela decepcionado de no poder jugar baloncesto. Ese día sintió un presentimiento de que si puede irle bien en la escuela, y se puso a estudiar, al mes sus calificaciones ya habían subido osea que Henry iba a poder hacer lo que más le gusta osea jugar baloncesto, ese mismo día llegó con la cara en alto, inspirado como un gallo en su primera pelea y le dijo al entrenador “ mientras perseveramos y resistamos, podemos conseguir todo lo que queramos” – Mike Tyson.

admin