Una noche terrible

Por: Una noche terrible

Todo empezó el martes en la tarde, yo iba de regreso de la escuela a mi casa cuando escuché un grito llamándome ¡Isaac, Isaac! Al voltear vi a dos hombres grandes, fuertes, con pistolas y pelo largo, persiguiéndome.
Fue entonces cuando entré en pánico. Empecé a correr, como si estuviera en la final de un torneo de futbol, pero sin mucho resultado.

De repente ya no sentí el piso. Los hombres me cargaron.
Tenía mucho miedo. No sabía qué hacer. Traté de gritar pero no me dejaba la mano del hombre a mi izquierda.
Me levanté tratando de reconocer el lugar pero desconocía en dónde estaba. Me dolía la cabeza y estaba tirado en el piso. No entendía nada de lo que pasaba, ni tenía idea de cuánto tiempo estuve dormido. Volví a ver a los dos hombres que me lograron alcanzar y cargar.
Pensé que me habían secuestrado y nada me daba seguridad, y es que no sabía en dónde estaba. Me sentía muy preocupado.
– Creo que me van a matar, – pensé – no sé qué quieren de mí.
En eso llegó un señor con la cara tapada y me trajo un plato de comida y agua. Me lo aventó. Yo estaba llorando mucho porque no sabía qué estaba pasando.
De repente, en esa oscuridad, salieron personas de todos lados. No veía mas que sombras.
Una luz muy potente me deslumbró, pues la pusieron dirigida a mis ojos. Entonces se escuchó un fuerte grito: ¡feliz cumpleaños!
Era una fiesta sorpresa por mis 12 años y yo temiendo.

admin