Vida de perro

Por: Liru

Hola, me llamo Randy, soy un perro, pero no sé de dónde vengo ni quiénes son mis padres, sólo sé que tengo 4 años y soy una mezcla de un Akita inú y esta es mi historia.

Cuando tenía tres meses, me adoptó una familia muy bonita que me quería mucho, mientras más crecía, más me gustaba jugar y más necesidades tenía, pero eso me trajo muchos problemas. Cuando cumplí un año, mi familia me abandonó, pues ya no quiso saber nada más de mí; no me querían cuidar.

Yo no estaba consciente de cómo sería mi vida.
No sabía que iba sufrir maltratos, deshidratación, falta de comida, etc. Pero entre más inocente eres peor te tratan, yo no lo entendía solo buscaba a alguien que me quiera, y más mal me trataban. Pero el maltrato terminaría pronto, ya tengo 3 años y estoy harto de esos humanos que me golpean y me maltratan cada vez me siento peor, no entiendo cómo le hacen eso a un ser vivo. Hoy fui con nuevas esperanzas a encontrar comida y una familia no sé cómo lo hice pero ahora alguien me esta adoptado.

Ya tengo 4 años no sé qué pasó pero mi familia me acaba de dejar en un parque no sé si se les olvido o ya no me quieren. Ya llevo dos días al parecer no regresaron entonces me fui en busca de nuevos rumbos.

Ya no aguanto, ya llevo 6 meses en la calle y me estoy empezando a sentir mal, tengo parásitos, se me cae la piel, y garrapatas, creo. Hoy fui a un lugar diferente a buscar comida porque esperanzas ya ni tengo y vi a varios niños bajando de un autobús y casi nadie me hacía caso hasta que un niño llamado Alex me rescató me dio agua, comida y luego me llevo al veterinario ahí recuerdo que le llamo a su papá a preguntarle si me podía quedar con ellos y le dijo que sí.

Ahora estoy feliz mis dueños me quieren y me aman a pesar de mis travesuras. Me trajeron un nuevo hermanito que tiene seis meses y se llama Cooper, es muy juguetón pero la verdad a veces me pongo muy celoso. Hola, me llamo Randy, soy un perro, pero no sé de dónde vengo ni quiénes son mis padres, solo sé que tengo 4 años y soy una mezcla de un Akita aún y esta es mi historia:
Cuando tenía tres meses, me adoptó una familia muy bonita que me quería mucho, mientras más crecía, más me gustaba jugar y más necesidades tenía, pero eso me trajo muchos problemas. Cuando cumplí un año, mi familia me abandonó, pues ya no quiso saber nada más de mí; no me querían cuidar.

Yo no estaba consciente de cómo sería mi vida.
No sabía que iba sufrir maltratos, deshidratación, falta de comida, etc. Pero entre más inocente eres peor te tratan, yo no lo entendía solo buscaba a alguien que me quiera, y más mal me trataban. Pero el maltrato terminaría pronto, ya tengo 3 años y estoy harto de esos humanos que me golpean y me maltratan cada vez me siento peor, no entiendo cómo le hacen eso a un ser vivo. Hoy fui con nuevas esperanzas a encontrar comida y una familia no sé cómo lo hice pero ahora alguien me esta adoptado.

Ya tengo 4 años no sé qué pasó pero mi familia me acaba de dejar en un parque no sé si se les olvido o ya no me quieren. Ya llevo dos días al parecer no regresaron entonces me fui en busca de nuevos rumbos.

Ya no aguanto, ya llevo 6 meses en la calle y me estoy empezando a sentir mal, tengo parásitos, se me cae la piel, y garrapatas, creo. Hoy fui a un lugar diferente a buscar comida porque esperanzas ya ni tengo y vi a varios niños bajando de un autobús así que me a ser que y casi nadie me hacía caso hasta que un niño llamado Alex me rescató me dio agua comida y luego me llevo al veterinario ahí recuerdo que le llamo a su papá a preguntarle si me podía quedar con ellos y le dijo que sí.

Ahora estoy feliz mis dueños me quieren y me aman a pesar de mis travesuras. Me trajeron un nuevo hermanito que tiene seis meses y se llama Cooper, es muy juguetón pero la verdad a veces me pongo muy celoso.

admin