La envoltura perfecta

Por: Danma

Cuando pensaba que lo tenía todo, miré a mi alrededor y me di cuenta de que lo único que tenía era gente que solo me quería por mi envoltura. Ya entenderán a que me refiero. Soy lo que toda mujer desearía tener. ¿Por qué? Realmente no lo sé. Vivo en un medio que exige todo menos ser feliz.

Comencé desde pequeña, pero nunca me imaginé que estaría escribiendo esto en una cama de hospital. Me dejé caer, permití que me metieran ideas irreales en mi cabeza y es por eso que perdí todo lo que tenía, menos la libertad. Ahora mi vida ya es de todos. Todos saben cada movimiento que hago, todo el tiempo estoy siendo monitoreada. Llevo tres meses en el hospital, y puedo decir que han sido los más difíciles de mi vida. He estado a punto de morir dos veces.

¿Por qué me permito hacer todo lo que estoy haciendo? Existe una voz dentro de mí, esta es mucho más fuerte que mi propia voluntad. Estoy hablando de un problema de nutrición, la anorexia. Mi problema comenzó en el momento en el que le dí más importancia a como me tengo que ver, y no pensé en mi salud metal ni física.

Tres meses después por fin he decidido romper mi envoltura, he tomado una de las iniciativas más difíciles en mi vida, dejaré mi trabajo. Haré todo lo que no me había atrevido a hacer nunca en mi vida. Me cortaré el cabello, y me tatuaré en el brazo una frase que marcó mi vida por completo: ¨Y recuerda que los malos momentos. … es solo un mal tiempo.¨ Ya no pelearé más con mi cuerpo, solo aprendí que cuando uno compra un juguete, lo que importa es el objeto, no la caja. Es por eso que decidí que mi envoltura no tiene que ser perfecta. Ahora por fin, después de muchos años podré decir que soy feliz.

admin